A un año de las medidas aprobadas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para endurecer la vigilancia en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en el ecosistema de activos virtuales, el mundo ha reaccionado y hoy en día diversos países y organismos regionales han sacado regulaciones al respecto.

El GAFI publicó un estudio sobre cómo se ha avanzado en la adopción de la reglamentación que este organismo aprobó hace un año para vigilar de manera correcta las operaciones que se realizan con activos virtuales, especialmente a los proveedores de estos instrumentos, el cual detalla que al menos 35 jurisdicciones, de las 54 que cubrió el análisis, han implementado alguna regulación al respecto.

“Tanto el sector público como el privado han progresado en la implementación de las normas revisadas del GAFI, pues 35 de las 54 jurisdicciones informantes informaron que han implementado los estándares del GAFI revisados”, detalló el organismo multilateral encargado de emitir las recomendaciones para prevenir el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo a nivel mundial.

Según el estudio del GAFI, de las 35 jurisdicciones que han tomado una decisión sobre la regulación antilavado en activos virtuales, sólo tres han prohibido totalmente la operación con estos instrumentos.

En julio del 2019, el GAFI acordó modificar sus recomendaciones con el fin de tener una mayor vigilancia sobre las operaciones de activos virtuales, especialmente para tener mayor identificación de las partes involucradas en una transacción con estos instrumentos, además de tener mayor control sobre los proveedores que ofrecen sus servicios basados en dichos activos, por ejemplo, las casas de cambio virtuales de criptomonedas.

“Si bien la supervisión de los proveedores de activos virtuales y la implementación de las obligaciones antilavado de dinero por parte de los proveedores son generalmente incipientes, hay evidencia de progreso. En particular, se ha avanzado en el desarrollo de soluciones tecnológicas… pero aún quedan problemas por abordar en los sectores público y privado”, detalló GAFI en el análisis.

De acuerdo con el organismo internacional, el monitoreo sobre la implementación de dichas medidas continuará y, en caso de ser necesario, realizará actualizaciones a sus recomendaciones.