Para Standard and Poor’s Global Ratings (S&P), los créditos de nómina, cuyos pagos se descuentan directamente del salario de los trabajadores, serán cada vez más un producto de consumo clave para los bancos de México, Brasil, Colombia y Panamá. Sin embargo, la debilidad económica de la región y los altos niveles de informalidad que prevalecen, entre otros factores, frenarían su crecimiento.

De acuerdo con la agencia, los créditos de nómina representan alrededor de 30% del total de los créditos al consumo en esos países, además de que, por sus características, muestran niveles relativamente bajos de activos improductivos, en torno a 2%, y siguen siendo menos vulnerables a las difíciles condiciones actuales, debido a los menores riesgos de impago.

Esperamos que los créditos con descuento vía nómina reduzcan la presión sobre los indicadores de calidad de activos de los créditos al consumo de los bancos ante las débiles condiciones económicas en América Latina , indica.

La agencia destaca que aun cuando los bancos en estos países de América Latina están promoviendo los créditos de nómina, también están siendo más cautelosos con respecto a las prácticas de otorgamiento relacionadas en general, con el fin de evitar el deterioro de la calidad de activos ante las débiles economías y los niveles relativamente bajos del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita que limitan la capacidad crediticia de los hogares.

En nuestra opinión, el principal obstáculo para los bancos en América Latina para mantener la expansión de sus carteras de crédito de nómina serán los aún altos niveles de trabajo en el sector informal de la economía y las condiciones económicas todavía débiles en la mayor parte de la región , refiere.

No obstante, menciona que el mantenimiento de políticas de originación conservadoras para las carteras de créditos con descuento vía nómina y de controles operativos fuertes, permitirá a los bancos comerciales en estos países contener los riesgos de otorgamiento de crédito y evitar un deterioro significativo de los indicadores de calidad de activos o de sus carteras de consumo.

De acuerdo con S&P, otro factor mitigante del crecimiento en este producto son las diferentes regulaciones que limitan el porcentaje que se puede deducir del salario de los beneficiarios para el pago de estos créditos. En Colombia, el límite es 50%, mientras que en Brasil, México y Panamá es de 30 por ciento.

Otro posible obstáculo para el futuro desempeño y crecimiento de los créditos de nómina es el fraude. Esto hace de la supervisión regulatoria un factor clave para un buen entorno de negocio. Por último, consideramos que el negocio de créditos de nómina será altamente competitivo en los próximos dos años, y esto podría limitar la rentabilidad para esta línea de negocio , enfatiza.

México: recortes, afectarían

En su documento especial sobre los créditos de nómina para la región, S&P Global Ratings precisa que, en el caso de México, los créditos de nómina se han convertido en la opción de otorgamiento de financiamiento más atractiva para los bancos, pues da estabilidad al crédito al consumo, tanto a las personas como a los acreedores.

En el país, con cifras a junio pasado, los créditos de nómina representaban 25% de los créditos al consumo y 5% de la cartera total de la banca; mientras que la cartera vencida se ubicada en 3.1 por ciento.

Los grandes bancos comerciales han explotado sus canales tradicionales, como las sucursales, para promover este tipo de créditos y lograr economías de escala, mientras que los acreedores no tradicionales transfieren el riesgo de cobranza a su red de distribuidores. Esto ha posicionado el crédito de nómina como un producto de bajo riesgo en México, con un esquema de tasas rentable y bajas tasas de morosidad en comparación con otros productos de crédito al consumo , enfatiza.

La agencia considera que ante la actual desaceleración del crecimiento del PIB per cápita de México (US9,400 en 2015 desde US10,800 en el 2014) en comparación con otras economías emergentes, el crédito de nómina seguirá cubriendo las necesidades de corto plazo de los deudores y brindará los fondos necesarios para mantener su nivel de gasto. Además, esperamos que el desempleo disminuya, lo que podría seguir impulsando el crecimiento de dos dígitos del otorgamiento de crédito de nómina (20% a junio del 2016 en comparación con el 2015) .