Ante las condiciones que permanecerán en la economía nacional e internacional durante el 2017, el sector de las uniones de crédito tiene que ser más precavido y tener una mejor administración de riesgos con la finalidad de que la morosidad de los créditos que otorgan estas entidades no se eleve y se mantenga controlada, indicó Luis Morales Robles, presidente del Consejo Mexicano de Uniones de Crédito (ConUnión).

En entrevista, Luis Morales destacó los buenos números que arrojó el sector durante el 2016; sin embargo, hizo un llamado a la cautela, pues este año debido al entorno macroeconómico el alza de tasas tendrá un impacto directo en el encarecimiento del crédito.

Al inició del 2016, la tasa de interés de referencia se ubicaba en 3.25%, al cierre del mismo se ubicó en 5.75%, porcentaje que podría elevarse en las próximas reuniones del Banco de México.

En el tema de alza de tasas tenemos que estar muy atentos (...) la razón fundamental es que al encarecerse el crédito en términos onerosos los índices de morosidad de las uniones pueden empezar a elevarse y estamos previendo morosidades más altas y esto va a implicar crear mayores reservas y va a disminuir el margen financiero , comentó Morales Robles.

A septiembre del 2016, el sector de las uniones de crédito, compuesto por 91 instituciones, arrojó un saldo en su cartera de crédito de 41,287 millones de pesos, es decir, un crecimiento anual de 10.5%, con un índice de morosidad de 2.75 por ciento.

La recomendación es que las uniones de crédito tengan cautela y sobre todo vigilancia en los créditos que han otorgado, que monitoreen los financiamientos que ya han dado para que la morosidad no se dispare , explicó el presidente de ConUnión.

Al tercer trimestre del 2016, el sector arrojó una utilidad neta de 501 millones de pesos, es decir, un crecimiento de 24% con respecto al mismo periodo del 2015. Para Morales Robles este resultado fue bueno; no obstante, mencionó que la rentabilidad se debió a las uniones de crédito más grandes, mientras que las de menor tamaño tuvieron problemas para obtener ganancias.

El sector efectivamente está creciendo (...) pero dicho crecimiento está concentrado en cinco uniones de crédito (las de mayor tamaño). El resto de las uniones de crédito no está teniendo un crecimiento representativo para la utilidad neta de todo el sector , expresó Morales Robles.

A pesar de esto, se tienen morosidades controladas, índices de capitalización fuertes y no se visualizan problemas de fondeo en los próximos meses , añadió.

Los retos del 2017

Morales Robles expuso que durante el 2017 las uniones de créditos deberán afrontar medidas regulatorias, así como trabajar de mejor manera en la administración de riesgos y mejorar su gobierno corporativo.

No nos irá igual en el 2017 que en el 2016, pero consideramos que podemos alcanzar la mitad de crecimiento, esto por los pronósticos de la economía mexicana y otros aspectos. El sector no está preparado del todo, porque hay retos importantes en materia de administración de riesgos y de gobierno corporativo , detalló.

Además, el representante de ConUnión indicó que existe la confianza de que durante el 2017 no se revoque la licencia a más uniones de crédito, pues aunque en los últimos años esto ha sido una constante, en la actualidad el sector cuenta con instituciones que presentan indicadores solventes, contrario a lo que pasaba en otros tiempos.

En el 2017 el sector no se va a mover, la reciente comunicación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), donde anunció la revocación de algunas uniones de crédito ya estaba previsto (...) no vemos problemas de solvencia para que se revoquen (las licencias) a otras uniones , compartió.

Las uniones de crédito son entidades financieras que tienen como propósito facilitar a sus socios el acceso al financiamiento y a la inversión en condiciones más favorables.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx