A menos de un año en que incursionó en el crédito automotriz, Santander México quiere acelerar su posicionamiento en este sector. Para ello ha lanzado una alianza con Suzuki, una de las automotrices asiáticas que están pisando fuerte en el país.

Al cierre de noviembre del 2018, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Santander tenía colocados 645 millones de pesos en crédito automotriz. Los bancos que dominan este sector son BBVA Bancomer con 47,650 millones de pesos en su portafolio; seguido de Scotiabank con 24,429 millones y Banorte con 24,091 millones. Después están Inbursa con 18,544 millones y HSBC con 6,173 millones.

De entre los siete bancos grandes, Santander y Citibanamex son los que tenían poca participación en este segmento, situación que quiere revertir el banco de matriz española, para ello desde agosto del 2018 incursionó al mercado de crédito automotriz con Super Auto Santander, una plataforma para solicitar financiamiento para la adquisición de vehículos.

En aquella ocasión la institución que dirige en México Héctor Grisi Checa mencionó que la meta hacia el 2022 es lograr 10% del mercado automotriz con 100,000 créditos colocados en ese año.

La alianza con Suzuki representa que Santander será el principal brazo financiero de la firma japonesa, tanto para el financiamiento de automóviles, como de los concesionarios.

El objetivo en cuanto a créditos para auto con esta alianza es alcanzar 15,000 unidades durante el 2019, buscando que Santander alcance una participación de 50% del total de las ventas estimadas de Suzuki en el país.

“Este acuerdo se basa en las ventajas de Super Auto Santander, el crédito automotriz queha destacado por su plataforma enteramente digital para la autogestión de los créditos y sus procesos automatizados que facilitan la cotización y originación de un crédito en línea 24/7”, destacó el banco.

Precisó que además de proveer el financiamiento para los clientes de Suzuki para la adquisición de autos en las concesionarias de todo el país (personas físicas y morales), la alianza también contempla el “plan piso”, que es el crédito a los concesionarios para financiar el inventario de vehículos nuevos, seminuevos y demos.

“(Con esta alianza) damos un paso notable en la consolidación de nuestro negocio de financiamiento automotriz y en la estrategia del banco de centrarse en los clientes, además de que nos permite una vinculación hacia otros negocios como la atención a los concesionarios automotrices, pymes y Suzuki Motor de México”, dijo Julio Ascorve, director ejecutivo de crédito automotriz de Santander.

David Hernández, director comercial de la automotriz en México, resaltó que en los últimos dos años, la oferta de la firma en el país ha crecido de forma significativa, y la manera de seguir con esa tendencia es facilitándole al público en general la compra de sus vehículos.

“Estamos seguros de que Santander es el socio que estábamos buscando para este fin. Confiamos en que la alianza perdure en beneficio de la gestión comercial”, apuntó.

De acuerdo con el banco, Suzuki ha logrado en México superar las ventas de la industria en segmentos como las SUV, donde en el 2018 creció 6% en ventas, frente a 2% de la industria. En tanto en subcompactos avanzó 53.4% mientras el mercado disminuyó 11.6 por ciento.

Financieras siguen dominando

Hasta noviembre del 2018, el financiamiento automotriz en general mostraba una reducción anual de 6.6 por ciento.

Desde hace algunos años, las financieras de marca de las armadoras tenían 68.3 %de las unidades colocadas a crédito contra 28.4% de los bancos. Sin embargo, los bancos poco a poco recuperan terreno y mientras en el 2017 su participación era de 24.7%, a noviembre del 2018 subió a 28.4 por ciento.