El grupo bancario español Santander va a comprar las actividades europeas del suministrador de servicios de pago Wirecard, etapa esencial en el desmantelamiento de esta sociedad alemana sumida en los últimos meses en un escándalo financiero y consecuente quiebra.

"Banco Santander va a comprar la plataforma tecnológica" de Wirecard en Europa "así como todos sus activos necesarios" que permitieron la actividad, indica un comunicado de Michael Jaffé, encargado de la liquidación de la firma alemana, publicado el lunes por la noche.

El importe de la compra no ha sido comunicado por las partes, pero el diario alemán Süddeutsche Zeitung cita la suma de 100 millones de euros (unos 119 millones de dólares), basándose en fuentes cercanas a la empresa.

La mayoría de los 600 empleados restantes de Wirecard, empleados en esta división, van a ser recolocados por Santander, según el comunicado.

Desde la apertura hace tres meses del procedimiento de insolvencia de Wirecard, el encargado de la liquidación ha vendido otras filiales en Brasil, Rumanía, y América del Norte. También están en curso otras ventas en Asia, en Sudáfrica y Turquía.

En junio, un exmiembro del prestigioso índice bursátil Dax en Fráncfort confesó que 1,900 millones de euros inscritos en las cuentas de Wirecard no existían, lo que provocó un hundimiento de más del 98% de su cotización en bolsa.

El fundador y expresidente de Wirecard, el austriaco Markus Braun, está detenido de forma provisional, y será interrogado el jueves por una comisión de investigación de la Cámara de diputados alemana.