Para Luz Adriana Ramírez Chávez, directora general de Visa México, el 2019 tiene que venir acompañado de tecnología e innovación para traer mayor penetración de todos los segmentos de la población a los pagos electrónicos.

El sistema contactless sigue siendo una de sus principales apuestas, 50% de sus terminales puntos de venta instaladas en los comercios del país ya trabaja con él.

Sobre la plataforma Cobro Digital (CoDi) que el Banco de México pondrá en marcha en los próximos días, y que busca revolucionar el cobro y pagos electrónicos desde el teléfono celular, Visa se dice dispuesta a trabajar de la mano con el sector.

—¿Qué lecciones dejó el 2018 para Visa México?

—Tuvimos un gran año, multiplicamos de manera significativa la velocidad para traer soluciones al mercado, debido a que estamos trabajando de manera más colaborativa con los jugadores del ecosistema, entonces podemos multiplicar las soluciones a los consumidores y a nuestros clientes y nos obliga a crear otras soluciones más centralizadas en la experiencia del consumidor.

—¿Cuál es la lectura que tiene Visa respecto a los planes del  actual gobierno?

—Nuestro mayor objetivo es el desplazamiento del efectivo, la penetración de pagos electrónicos en México es todavía baja. Hay áreas de oportunidad, por lo cual el terreno del juego del efectivo todavía es sumamente grande. Estamos entusiasmados porque la nueva administración ha mencionado el interés de reducir el efectivo por cuestiones de transparencia y combate a la corrupción. La reducción del uso del efectivo apoya a los comercios, a los gobiernos y a la economía del país.

Tenemos un estudio llamado Cashless Cities, en donde se mide de manera puntual cuál sería el beneficio de una ciudad al tener un nivel mínimo viable de efectivo, donde la mayoría de la población pudiera utilizar los pagos electrónicos como hoy lo hace 10% de la población más activa, si esto sucediera en la Ciudad de México el beneficio que se arrojaría sería de 12,000 millones de dólares, siendo 7,500 millones de dólares para los comercios; 3,500 para el gobierno y el resto para el consumidor, así en 15 años se podría tener 9 puntos base de incremento en el Producto Interno Bruto.

—El Programa de Impulso al Sector Financiero que busca incluir a los jóvenes entre 15 y 17 años para que abran una cuenta de ahorro, ¿cómo lo ve Visa?

—Lo vemos bien porque es una realidad en nuestro mercado, en el caso de los jóvenes, finalmente a esa edad en el país ya hay muchos que están siendo activos y participativos de la economía, y por lo tanto al tener ingresos, tienen necesidades.

Contactless, relevante

A decir de Ramírez Chávez, la puesta en marcha del pago sin contacto, mejor conocido como contactless, lo convierte en una tecnología sumamente relevante y más para países como México.

“La penetración de pagos electrónicos aún tiene áreas de oportunidad, por un lado hemos trabajado con los adquirentes en conjunto con el sector, cerramos el 2018 en cerca de 40% de lo que es la base de las terminales punto de venta, ya listas y habilitadas para el pago sin contacto, estamos invirtiendo y trabajando de la mano para acelerar esto en el 2019 y hacia el 2020 tratar de tener concluida la base completa de aceptación en cuanto al contactless”.

—¿Cómo lo han recibido los usuarios?

—En los productos que ya están en operación han sido interesantes las respuestas, por ejemplo, Vas, el producto de un banco que está destinado a jóvenes entre 18 y 25 años y cuyas características en total fueron diseñadas con base en las necesidades y gustos de este segmento, y por supuesto se trata de un sector en el que son nativos digitales y buscan más lugares donde se acepte este modelo de pago sin contacto. Lo que nos parece muy atractivo es que el contactless sí permite hacer el cambio de hábito para la penetración de pagos digitales.

El CoDi traerá innovación

—¿Cómo recibe Visa el anuncio del CoDi?

—Hemos estado muy de cerca con el banco central, durante el desarrollo de esta solución. En Visa abrazamos la competencia, creemos que mientras más rieles existen en nuestro país, más van a permitir la aceleración de la innovación y traer mejores soluciones que incrementen la penetración de pagos electrónicos.

—El año pasado, México vivió diversos ciberataques que dejaron marca en el sector financiero, ¿cuál es la experiencia de Visa en este rubro?

—Visa es una compañía global que tiene como misión una forma de pagar y ser pagados para todos y en cualquier lugar pero siempre de manera conveniente y segura. La seguridad es pilar. Invertimos una cantidad importante de dinero enfocados en esta cuestión, invertimos en diferentes capas de seguridad, dependiendo de los tipos de productos como comercio físico o digital, y hemos desarrollado productos y soluciones importantes, como es el caso de la tarjeta no presente, tanto para los emisores como del lado de los comercios.

Luz Adriana Ramírez destacó la tokenización que la empresa aplica para no comprometer información sensible.

“Prácticamente lo que buscamos (con la tokenización) es desvirtuar el valor de la información, del número de cuenta que es sensible para los tarjetahabientes, convirtiéndolo en un número diferente que cambia por cada dispositivo, por cada comercio donde se ocupe, y que, en caso de haber un compromiso de información, no tendría valor.

Un año para la inclusión financiera

Visa busca crecer, pero no lo puede hacer si existe un desafío entre las personas no bancarizadas.

—¿Qué depara el 2019 para Visa?, ¿qué rumbo tomará?

—Estamos enfocados en la tecnología e innovación para traer mayor penetración de todos los segmentos de la población a los pagos electrónicos, al hacer esto es en dos líneas: una que es la innovación donde cambiamos la forma de trabajo, donde no solamente colaboramos con nuestros clientes tradicionales, instituciones financieras y comercios, sino también con fintech o manufactureras.

La otra, un enfoque en la inclusión, donde trabajamos de los dos lados de la ecuación: uno es en la aceptación y el otro trabajar con adquirentes y agregadores de pago que utilizan nuevas tecnologías en terminales móviles, lo que nos ha permitido acelerar la penetración de terminales y la aceptación en pequeños comercios y emprendedores.

—Las bases están sentadas, pero aún existe un largo camino para la inclusión...

—Buscamos generar productos y soluciones que van a la base de la pirámide o a los segmentos de la población que no han tenido la oportunidad de entrar al sistema financiero. Un ejemplo es el producto de Saldazo, trabajo en conjunto con Oxxo y Citibanamex, al día de hoy ya tenemos 11 millones de tarjetas, para más de 40% este fue su primer producto financiero.