Las pólizas de daños que cubren los siniestros provocados por fenómenos naturales apenas crecerán 1.33%, baja que se adjudica a la regulación que rige al rubro, informó Fernando Solís Soberón, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Los pronosticos para este año en el sector asegurador son que el rubro de vida crecerá 7%; pensiones, 18.5%; accidentes y enfermedades, 9%; daños sin autos, 1.33%, y autos 10 por ciento. El representante de las aseguradoras afirmó que el escaso crecimiento de la póliza de daños tiene que ver con la normativa actual, debido a que al buscar protección para incendio, se vende como paquete y se tiene que adquirir protección para terremoto y huracanes, por lo que las empresas o personas optan por no adquirir el producto.

Además, la escasa oferta de estos productos tiene que ver con las reservas de capital que, de acuerdo con la Ley General de Sociedades e Instituciones Mutualistas de Seguros, son demasiado altas.

En los niveles de reservas de capital a nivel internacional, se consideran siniestros que, por su severidad, ocurren una vez cada 250 años, mientras que el periodo de retorno en México se establece con uno que ocurre cada 1,500 años, por lo que es poco rentable , expresó Solís Soberón.

Reconoció que lo anterior provoca que las pólizas de daños sean caras o que las aseguradoras no las oferten. Aunado a ello, la comisión que reciben los agentes por vender el seguros es de 10 por ciento. Además, son los productos que más pérdidas provocan al sector, afirmó Paris Greene, abogado de la Asociación Mexicana para el Fomento de la Cultura del Seguro y la Fianza.