En el marco de la 136 Asamblea de la Unión Interparlamentaria (Uip), 171 países entre ellos México adoptaron de manera unánime una resolución que busca eliminar las barreras que discriminan a las mujeres y facilitar su acceso al sistema financiero.

Las naciones adoptaron el instrumento Promoviendo la cooperación internacional en materia de Objetivos del Desarrollo Sostenible, particularmente sobre la inclusión financiera de mujeres como motor de desarrollo , cuyo objetivo es impulsar y desarrollar políticas públicas y estrategias nacionales e internacionales que permitan la inclusión de las mujeres en los sistemas financieros.

La resolución fue promovida de manera conjunta por la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la República, Gabriela Cuevas Barron (PAN), y la integrante del Parlamento de India NK Premachandran.

La legisladora del Partido Acción Nacional expuso que, de acuerdo con un estudio de la International Finance Corporation, en casi 90% de 143 países, los marcos jurídicos aún establecen diferencias legales entre hombres y mujeres, aunado a que 1.1 millones de mujeres aún no tienen acceso a una cuenta bancaria.

La brecha de bancarización continúa siendo de 7% a nivel global. Es decir, 58% de las mujeres tiene una cuenta en comparación con 65% de los hombres , argumentó Cuevas.

De acuerdo con un estudio del Instituto Global Mckinsey, si las mujeres tuvieran el mismo nivel de participación económica que los hombres, contribuirían a incrementar el Producto Interno Bruto (PIB) mundial en 26% para el 2025.

Por ello, para la senadora Gabriela Cuevas urge que los parlamentos promuevan reformas que garanticen el derecho equitativo de las mujeres a los recursos económicos y a los servicios financieros .

Entre los principales resolutivos del documento adoptado por la Asamblea General de la Uip destaca el exhorto a los países miembros de la organización a eliminar las barreras legales y culturales que discriminen a las mujeres y construir un ambiente favorable para asegurar su inclusión financiera y participación en el mercado laboral.

Asimismo, incluye el llamado a facilitar el acceso de mujeres y niñas a programas de educación financiera, así como el uso de las tecnologías y promover con el sector privado el acceso de las mujeres particularmente en el ámbito rural a productos financieros innovadores y de bajo costo.

Gabriela Cuevas reiteró la necesidad de contar con diagnósticos nacionales que permitan el diseño de políticas públicas que atiendan las causas estructurales que impiden el pleno empoderamiento económico y social de las mujeres.

Contrastó que pese a que desde el 2010 más de 55 países tienen un comité de inclusión financiera y más de 30 han desarrollado estrategias nacionales e impulsado reformas en la materia, aún hace falta propulsar y materializar reformas que integren a 2.5 millones de personas sin acceso a una cuenta bancaria, de las cuales 1.1 millones son mujeres.

ana.langner@eleconomista.mx