La situación financiera global y el incremento en la oferta de productos financieros a través de Internet representan para los bancos y aseguradoras una importante exposición y riesgo de enfrentar fraudes.

SAS, consultoría internacional de analítica, informó que en México alrededor de 10% de todas las transacciones que se realizan en compañías de seguros es fraudulento; este mismo porcentaje se estima para el caso de las instituciones bancarias.

Stu Bradley, director de práctica de fraude y crímenes financieros, dijo que se estima que 10% de las pérdidas de créditos en los bancos corresponde a operaciones fraudulentas y abusivas. Ahí los casos se presentan desde que se solicita algún esquema de financiamiento.

Hay más situaciones de fraude en admisión, robo de identidad y falsificación de ésta; es algo en donde se está poniendo énfasis , destacó Raquel Guillot, responsable del área de control de fraude en América del Norte de SAS.

En conferencia, enfatizó que el sector bancario sí trabaja en medidas de mitigación de fraudes. Sin embargo, 28% de sus transacciones es por Internet, y ahí los esquemas de seguridad, como los chips en sus plásticos, no sirven como mecanismo de prevención.

Guillot destacó que cada vez preocupa más el tema de las estafas en las empresas del sector financiero. Las compañías realizan inversiones importantes en tecnologías para priorizar alertas y detectar casos de ilegalidad.

Reconoció que siempre habrá fraudes, siempre existirán riesgos y un costo por el hecho de ser institución financiera . Para mitigar los efectos económicos de estas acciones se debe identificar y prevenir el comportamiento fraudulento. Por ejemplo, en el sector asegurador hay que cerciorarse que todas las reclamaciones son legítimas y mejorar sus técnicas de detección y prevención de estos delitos.