Ante un escenario de escaso crecimiento económico o de desaceleración, las finanzas populares tienden a crecer, ya que el sector es anticíclico.

En entrevista con El Economista, David Romero Morfín, presidente de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares (Amsofipo), explicó que “el comportamiento del sector en estos posibles escenarios es interesante, ya que se generan oportunidades importantes desde el punto de vista de que los bancos u otras figuras que ofrecen crédito robustecen sus metodologías de evaluación, lo que hace que algunos usuarios vean a las sofipos como una opción viable para acceder al financiamiento de sus proyectos”.

Consideró que el gran diferenciador del sector es la cercanía con sus clientes y es precisamente ese diferenciador el que ayuda a estas entidades a prevenir para activar estrategias en beneficio de las necesidades de los clientes.

Mencionó que el sector trabaja con los distintos modelos de negocio y su objetivo sigue siendo incrementar la inclusión financiera en el país.

Clientes

El gremio de las sofipos creció 14% en cuanto al número de clientes, de marzo del 2018 al mismo mes del 2019, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), lo que significa que pasó de 3.6 a 4.2 millones de clientes.

Explicó que el número de clientes va a la par de otros indicadores del sector y destacó que, a pesar del ritmo lento de la economía, el sector puede crecer todavía más.

“Por un lado, el cliente que busca créditos tradicionalmente en otras figuras diferentes a las sofipos en este entorno voltea a ver al sector, y por otro lado, el cliente que trabaja con nosotros mantiene sus créditos y mejora su voluntad de pago, esto es un reflejo del entorno, cuidan su comportamiento con las instituciones, lo que nos ayuda a mantener la cartera de crédito sana”.

Dijo que el perfil de clientes que atienden es aquel que tiene una actividad económica, actualmente hay muchos emprendedores entre sus clientes y nuevos clientes que se están integrando a este modelo, después de haber perdido su fuente de empleo, “lo que hace atractivo para este perfil acercarse a las sofipos para buscar opciones de financiamiento o incluso de ahorro”.

Insistió en que las sofipos se han enfocado en desarrollar productos especializados tanto de crédito como de ahorro para poder tocar a más personas que requieren una atención específica y eso se ha traducido en una atención.

Para el cierre del año, estima que las instituciones tendrán un crecimiento en cuanto al número de clientes y podrían mantener un avance similar al mostrado en el primer trimestre, “el avance lo demuestra el expertise de cada una y la solidez para enfrentar los retos económicos; como en todos los sectores habrá algunas que tengan un resultado más conservador, sin embargo, a nivel general estamos proyectando que haya un crecimiento en los resultados, lo que sin duda ayuda para seguir incrementando la inclusión financiera en el país”.

Consideró que algunos beneficios que ofrecen las entidades es el sistema de protección de los ahorros del sector de microfinanzas y el esquema de supervisión auxiliar, además de que los clientes pueden tener acceso a operaciones como el arrendamiento y el factoraje financiero e incluso adherirse a los beneficios de una póliza de seguro de vida, a bajo costo.

“Se está cuidando la originación, viendo que cada crédito que se otorgue se dé de manera correcta. Ahí, las sofipos hemos demostrado que lo estamos haciendo mejor. Asimismo, se está cerca de los clientes para entender mejor sus necesidades y el tema relacionado con el tratamiento interno, de gestión, está siendo mejor dentro de las sociedades financieras populares”, manifestó David Romero Morfín.

Riesgos

Expuso que no ven propiamente un crecimiento en los riesgos que ya manejan, “cada uno de los controles en las sofipos mantiene esa característica de prevención y lo que vemos en este escenario son estrategias ya probadas para controlar la morosidad, el incremento en las tasas de fondeo (para aquellas sociedades que se financian adicionalmente con fuentes distintas al ahorro), sin embargo, son riesgos que hemos enfrentado desde siempre y que no alteran el modelo tradicional de negocio”.

“En este tipo de entornos, de volatilidad y de ausencia de recursos, el ser regulado es lo que hace la diferencia, mientras otras sociedades sufren por la restricción de sus fuentes de fondeo, las sofipos, que estamos autorizadas por la CNBV, nos fortalecemos a través del ahorro tradicional, lo que nos permite mantener el crecimiento de la cartera de crédito y apoyar a través del financiamiento a emprendedores y microempresarios”, concluyó Romero Morfín.

[email protected]