La contingencia que se vive a nivel mundial por el Coronavirus (Covid-19) ha detonado estafas en nombre de ésta por todo el mundo, lo que ha derivado en que los esquemas de ‘mulas’ de lavado de dinero también vayan en aumento, con el fin de mover y ocultar el dinero ilícito que se obtiene por dichos fraudes.

El concepto de ‘mulas’ se atribuye a personas que son utilizadas para mover y ocultar el dinero ilícito de manera consciente o inconsciente, pues muchas veces son engañadas para poder hacer circular los fondos.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos alertó sobre el potencial riesgo del uso de este mecanismo de lavado, en el cual se podrían involucrar a personas inocentes en delitos relacionados con el lavado de dinero.

“Actuar como una mula de dinero, permitiendo que otros utilicen su cuenta bancaria o realizando transacciones financieras en nombre de otros, no solo pone en peligro su seguridad financiera y compromete su información de identificación personal, sino que también es un delito”, explicó el FBI en una alerta reciente emitida.

De acuerdo con el organismo estadounidense, ‘las mulas’ por lo regular son atraídas mediante ofertas de trabajo en casa o por redes sociales creadas para conocer a otras personas en el mundo.

“Cuando los delincuentes obtienen dinero ilegalmente, tienen que encontrar una manera de mover y ocultar los fondos ilícitos. Estafan a otras personas, conocidas como mulas de dinero, para que transfieran este dinero ilícito a través de transferencias de fondos, movimiento físico de efectivo o mediante otros métodos”, explicó el FBI.

Según lo documentado por esta autoridad estadounidense, para las ofertas de trabajo desde casa, los delincuentes ofrecen dinero fácil por poco esfuerzo mediante tareas como la recepción de fondos en su cuenta bancaria personal para luego transferirlos a otras, a cambio de una pequeña comisión.

Asimismo, las potenciales víctimas suelen recibir correos electrónicos, mensajes privados o llamadas telefónicas de personas desconocidas pero que afirman estar ubicadas en el extranjero y que necesitan su apoyo financiero, con el fin de poder acceder a las cuentas bancarias de las víctimas y sustraer fondos.

Ganchos llegan a México

Alex N recibió el pasado viernes un correo electrónico a nombre de una fundación llamada Diego Philanthropies, ubicada en Tallahassee, Florida, en la que le informa de una supuesta donación a su favor por 1 millón 280,000 dólares, con el fin de que el ciudadano mexicano pueda brindar asistencia humanitaria en el país.

“Diego Philanthropies es miembro del Grupo de Desarrollo de las Naciones Unidas. Dependemos de la contribución del gobierno, establecimientos del reverendo Diego R. Escarrer y donantes privados”, se puede leer en el correo electrónico.

Para acceder a la supuesta donación, el receptor del correo electrónico tiene que llenar una forma donde se le piden datos personales como nombre, dirección, país, ocupación, género, estado civil y una firma virtual del documento. El correo proviene de la dirección [email protected]

“El objetivo de este programa es hacer un cambio notable en el estándar de las personas que viven en todo el mundo y ayudarlos durante esta pandemia del Covid-19. Usted fue seleccionado a través de un ejercicio de selección aleatoria de sitios web de Internet”, se lee en el correo.

Hace algunos días, autoridades instaron a las instituciones financieras de México documentar y avisar sobre cualquier operación detectada que puedan involucrar estafas y lavado de dinero en plena contingencia.

abr