Washington.- El secretario mexicano de Hacienda, José Antonio Meade, dijo que México, que preside el Grupo de las 20 economías más importantes del mundo (G-20) salió fortalecido al concluir las reuniones de primavera del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"En términos generales fueron buenas sesiones donde México sale, yo creo, bien parado y donde tenemos razones para estar optimistas hacia adelante", declaró Meade a periodistas luego de participar en un foro sobre inclusión financiera.

"Veo que el balance efectivamente es positivo" para México porque en "este contexto internacional complicado, se reconoce que la economía mexicana tiene adecuados equilibrios", balances en sus finanzas públicas y cuentas externas, un sector exportador dinámico y un crecimiento apoyado en un buen dinamismo en su consumo y en las inversiones, recalcó.

Sostuvo que en términos generales las acciones de política exterior que se están tomando en el mundo también ha ayudado a disminuir "la probabilidad de eventos catastróficos", lo cual ha facilitado "este crecimiento moderado que hemos venido observando y que debemos de mantener".

En su Panorama Económico Mundial divulgado la semana pasada, el FMI señaló que la economía de México crecerá 3.6% en 2012, una reducción de cuatro décimas con respecto a 2011 pero un aumento de una décima sobre sus proyecciones en enero pasado.

El FMI sostuvo que el crecimiento de México al igual que el resto de América Latina se moderará en 2012 para repuntar en el 2013 luego de haber sorprendido con un robusto dinamismo de 4.0% en 2011.

Meade reconoció que todavía hay espacios de alta volatilidad en los mercados y zonas donde el crecimiento ha estado ausente, lo cual "nos compromete a seguir trabajando en coordinación para construir los mejores elementos para lograr que el crecimiento regrese, y se vuelva a generar un proceso de generación de empleos y prosperidad mundial".

El secretario de Hacienda dijo que durante las sesiones participó con los ministros de Economía de España, Luis de Guindos, y de Argentina, Hernán Lorenzino, países que mantienen diferencias por la decisión del gobierno argentino de expropiar parcialmente la empresa española Repsol YPF.

"No tuvimos espacio para una bilateral" con de Guindos, manifestó Meades, quien indicó que México sostiene buenas relaciones tanto con España como con Argentina.

Con respecto a medidas proteccionistas que el G-20 rechazó en un comunicado la semana pasada, pero evitó abordar el tema de Repsol por considerarlo un tema bilateral, Meade recordó que la respuesta de los países en la Gran Depresión de 1929 "fue proteccionista y eso llevó a que la duración de esa crisis fuera de una profundidad más enorme".

La crisis actual "que ha sido mucho más difícil de enfrentar se ha hecho en un contexto de coordinación de política bastante mejor", enfatizó.

En el foro sobre inclusión financiera, Meade afirmó que "no tenemos duda" que en la reunión del G-20 que se realizará en México en junio próximo se lograrán "acuerdos importantes" para impulsar avances con respecto a ese tema.

"El diálogo tiene que ir más allá que sólo un diálogo entre gobiernos para incluir a muchos sectores que tienen mucho que enseñarnos", tanto a nivel local como global, así como de entidades internacionales, el sector privado y otras partes interesadas a fin de avanzar de "las palabras a la acción", puntualizó.

klm