La economía mexicana sigue mostrando signos positivos En abril, el consenso de los analistas internacionales incrementó sus expectativas de crecimiento para México de 3.2% a 3.4 por ciento.

De acuerdo con la encuesta mensual que realiza LatinFocus, entre los 23 analistas de corredurías, bancos de inversión y consultorías especializadas, hay tres que anticipan para México un crecimiento que va del 3.8% al 4 por ciento. Se trata de Oxford Economics, Jonathan Heath & Asso. y el CEESP.

En el Consensus no incluyen la revisión en la expectativa del PIB para México que realizó JP Morgan la semana pasada, cuando anunció que ahora esperaba un crecimiento de 3.8% para este año.

De acuerdo con el análisis del reporte de LatinFocus, este mayor optimismo es resultado de la consistencia con que han ido fortaleciéndose el sector manufacturero, especialmente en la industria automotriz, y los segmentos relacionados con el mercado interno.

Para el año próximo, las consultorías que traen las previsiones más optimistas son el CEESP que espera un crecimiento de 4.2%; Credit Suisse cuyo pronóstico es de 4.1% y los analistas de Goldman Sachs y Nomura, que proyectan un crecimiento de 4 por ciento.

INVERSIONISTAS ESTIMULADOS

Según el análisis de JP Morgan, que recién revisó al alza su expectativa, la fortaleza que ha ganado el sector industrial y la inversión productiva, dará un impulso tal a la economía que tendrá la capacidad para registrar un mayor crecimiento.

Según sus observaciones, esta trayectoria del sector real ha incentivado a los inversionistas públicos y privados respecto de México.

MOTOR EN SECTOR EXTERNO

Según las observaciones de LatinFocus, las remesas continúan ganando impulso. De hecho observan que para febrero, había un crecimiento de 8.5% anual.

Los panelistas esperan, según la consultoría, que continuará la recuperación de las reservas, con un incremento de 23,700 millones de dólares y esperan un aumento de 25,100 millones para el próximo.

ESTANCAMIENTO EN 2013

En el reporte, de la consultoría LatinFocus muestra las expectativas para el año próximo. Y se observa un retorno a las previsiones que traían los analistas en diciembre, cuando en conjunto preveían que la economía podría llegar a crecer hasta 3.4 por ciento.