Llegar a más personas pese a la dispersión geográfica de la población en México, aumentar el uso de productos y servicios financieros formales y mejorar la educación financiera, son los retos para la inclusión financiera, consideró BBVA Bancomer.

En el video “Análisis y perspectivas de BBVA Bancomer”, el director de Evaluación y Buenas Prácticas del grupo, Guillermo Cárdenas, señaló que estos son los tres retos que enfrenta la banca para contribuir a la inclusión financiera.

Con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), destacó que en diciembre del 2018 la banca múltiple tenía al menos una sucursal, cajero automático o terminal punto de venta en 72% de los municipios.

En particular, abundó, sólo 47% de la población adulta tenía una cuenta de débito, 40% una cuenta de ahorro para el retiro, 31% un crédito, y sólo 25% algún tipo de seguro.

Añadió que la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera reveló que sólo 15% de la población adulta dijo llevar un registro adecuado de sus gastos y, por otro lado, 43% de los mexicanos gastó más de lo que ganó en el mes.

Respecto a la planeación financiera, resaltó que en México 57% de la población no podría pagar una urgencia económica igual a lo que gana o recibe en un mes con sus ahorros; más de 50% de las personas, con cuentas de débito, crédito o con un seguro, no lo comparó con otros productos, bancos u otras instituciones financieras antes de contratarlos.

En lo que se refiere al conocimiento de los productos financieros, 60% de las personas no contestó adecuadamente preguntas relacionadas con el cálculo de intereses y cerca de 25% de quienes cuentan con algún seguro no sabe cuál es el costo de la prima y lo que le cubre.

En el marco de la Convención Bancaria número 82, “es relevante que se conozcan los retos con la finalidad de contribuir con la visión descrita en la Política Nacional de Inclusión Financiera de México”.

Esto es, “lograr que todos los mexicanos, sin distinción alguna, seamos partícipes de los beneficios que genera el sistema financiero, mediante estrategias concretas y coordinadas adecuadamente entre los distintos actores de los sectores público y privado, en un marco que procure la solidez y la estabilidad del sistema financiero”, puntualizó.