En los casi dos años y medio que ha presidido la Asociación de Bancos­ de México (ABM), Luis Robles­ Miaja siempre se ha mostrado optimista respecto de la economía del país y el buen ritmo del crédito. Hoy, a unas horas de dejar este cargo, insiste en que el sector está en el mejor momento de su historia, pues ha crecido en promedio tres veces más que el Producto Interno Bruto (PIB), de forma ordenada, y presenta niveles sólidos.

No obstante, reconoce que hay una clara incertidumbre derivada principalmente de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunque hasta ahora no se ha reflejado en la economía. Y aunque afirma que el crédito seguirá creciendo, lo hará en proporción al PIB. En este sentido, afirma que lo ideal es que se conozcan lo más pronto posible los términos de la renegociación para que se vaya diluyendo la incertidumbre.

Luis Robles habla también de las tasas de interés. Dice que aunque el alza sí ha impactado e impactará en el costo del crédito, esto será menor como consecuencia de la alta competencia que hay en el sector.

Y en cuanto a la tendencia creciente de las financieras tecnológicas (fintech), es contundente: misma actividad, misma regulación .

¿Cómo deja la ABM?

El gremio está viviendo el mejor momento de su historia. Nunca en la historia de la banca en México habíamos tenido un periodo tan prolongado de crecimiento crediticio; llevamos 17 años creciendo tres veces más la cartera crediticia que el crecimiento del PIB en promedio. Nunca hemos llegado a segmentos como a los que hoy llegamos, de personas de bajos ingresos o micronegocios, donde ha habido un desarrollo muy dinámico. La cartera que más crece es mipymes. La banca se encuentra muy sólida, todos sus indicadores de liquidez son extraordinarios. Hoy la banca en México es un activo de los fundamentos macroeconómicos del país, más que un problema o un riesgo.

Sin embargo, parece que es un año de retos. ¿Cuáles son los principales que ustedes vislumbran?

Hay una incertidumbre clarísima, que es la que deriva de la renegociación del TLCAN con Estados Unidos y Canadá, y por lo tanto pudiera generar retrasos en inversiones y también que determinados consumidores cuiden su nivel de compra. Pero sorprendentemente, enero fue un mes que se comportó muy bien. Todos los segmentos de cartera crecieron adecuadamente y, para mí, resultó una sorpresa porque yo esperaba que hubiera un freno en el dinamismo; sin embargo, no lo hubo. No sólo no hubo freno en el dinamismo del sector bancario, tampoco lo hubo en el consumo y la generación de empleo fue positiva. Entonces pareciera que esa incertidumbre no ha afectado de manera profunda la dinámica económica del país.

NOTICIA: Lista, la cúpula de banqueros para el periodo 2017-2018

El año apenas inicia y la renegociación del TLCAN probablemente ocupe todo el 2017. ¿Qué espero? Que a lo largo de las mesas de negociación se vayan despejando las dudas. En un mundo ideal, lo que sería más adecuado es que se dijera desde el principio qué es lo que no se va a discutir y qué es lo que queda firme, porque entonces los inversionistas y las empresas ya pueden planear, y los propios consumidores pueden tener mayor certidumbre sobre el crecimiento del país.

Hay dos temas de lo que ha dicho Trump que han hecho más ruido en México: la renegociación del TLCAN­ y los inmigrantes. ¿Qué es lo que México debe atender de éstos?

Lo dijo el presidente: que la negociación con Estados Unidos va a ser integral, no sólo la relación comercial, en segundo lugar los temas de seguridad, que son muy importantes, y en tercer lugar el tema migratorio. Aquí hay ciertas informaciones, o ciertos números que contradicen la percepción que se tiene del fenómeno migratorio. El ritmo de expulsión o deportación de connacionales no ha crecido como consecuencia de la llegada de Trump. Sin duda alguna, sus declaraciones generan mucha preocupación y miedo en las comunidades en Estados Unidos. Pero voy a otro dato: el presidente Trump mencionó que sólo iba a deportar a aquellos migrantes que tuvieran antecedentes penales. Hasta donde sé, hay entre 300,000 y 500,000 ciudadanos mexicanos que se encuentran en esa circunstancia. Entonces si esa declaración se hace realidad, no es un número que realmente vaya a ser preocupante. Pero sí sería, sin duda, una deportación masiva, pero también la racionalidad económica, aunque no siempre es la que opera, indicaría que no habrá una deportación masiva, generalizada, no la veo.

En el hipotético caso de un regreso masivo de migrantes, ¿la banca cómo podría apoyarlos?

Estamos trabajando con las autoridades para establecer mecanismos que hagan simple el envío de recursos al país. De tal suerte que si algún connacional tuviera que vender su casa, por ejemplo, y enviar el dinero, que existan mecanismos suficientes, con costos competitivos, para que puedan hacer esos movimientos sin tener que recurrir a otro tipo de mecanismos para traer el dinero. Y ahí claro que la banca está cooperando y trabajando con las autoridades.

Cambios en regulación de Estados Unidos

En el tema financiero existe la posibilidad de que en Estados Unidos se relaje la regulación. ¿Esto qué tan malo o bueno sería?

No hay nada escrito más que una orden que dio el presidente Trump al secretario del Tesoro para revisar la regulación. Entiendo que los principales problemas tienen que ver con la (Ley) Dodd Frank y con la Regla Volcker que son ajenas al universo de Basilea. Y yo dudo que en lo que es solvencia y liquidez, se vayan a establecer reglas distintas, primero porque creo que las autoridades están muy conscientes de que es fundamental tener un sistema financiero sólido, y segundo porque hasta donde se sabe, preocupan más temas vinculados con elementos de valoración subjetiva, los test de estrés que hacía la Reserva Federal y que de alguna manera eran un hoyo negro porque nadie sabía exactamente qué se requería para pasar. También se habla de que quieren desaparecer la comisión de protección al consumidor para evitar toda la serie de regulaciones. Pero son temas que no tocan el corazón de la regulación de Basilea III.

NOTICIA: 2017, un año que luce nada fácil

Menciona que en el inicio del año el crédito va por buen camino, pero ¿qué expectativa hay para el resto? ¿Podría seguir creciendo tres veces más que el PIB?

Sí, lo que pasa es que el consenso de los analistas prevé que el crecimiento este año va a ser inferior al del 2016, pero insisto en que, en la medida en que queden claros los temas a renegociar en el TLCAN, se elimina la incertidumbre y por lo mismo podríamos ver un crecimiento mucho más dinámico que lo que pronostican. Ahora, de que vamos a poder mantener nuestro ritmo de crecimiento crediticio, la respuesta es sí, dependerá del crecimiento que veamos en el país, pero yo creo que si se logran eliminar las incertidumbres, el escenario puede cambiar con relativa rapidez.

Ya hay un alza importante en las tasas por parte del Banxico. ¿El crédito ya se empezó a encarecer?

Sí, pero de una manera muy menor, gracias a la estabilidad económica. A veces tenemos la memoria corta. Ahorita las tasas del crédito hipotecario deben andar alrededor de 12-13%, fija a 20 años, son tasas que hace cuatro años las teníamos a 14 por ciento. Entonces sin duda van a subir, pero es un alza relativamente suave.

NOTICIA: Carlos Rojo será vicepresidente de la ABM

La banca digital parece imparable. Los bancos están haciendo su labor, pero están las fintech. ¿Qué opinión tiene sobre esto?

Misma actividad, misma regulación. Si las fintech van a captar recursos del público, que tengan la regulación propia de los bancos.

Si no van a hacer eso y van a hacer una actividad no regulada, pues serán instrumentos que servirán para el desarrollo del sistema financiero, y los bancos, ya sea asociándose con ellas, comprándolas o desarrollando su propia tecnología, competirán con ellas y esto será en beneficio del consumidor. Lo que no puede ser es que alguien pretenda ser banco sin tener todos los requisitos de capital. No es porque tengamos miedo a la competencia, sino porque hay que jugar en suelo parejo y se me haría un despropósito pensar que vamos a quitarle regulación a los bancos cuando hoy se ha demostrado que el sistema financiero, más la banca, ha logrado soportar crisis brutales como las del 2008 y salir intacto de ellas.

abr