En una era de disrupción, donde la tecnología ha cambiado las reglas del juego en industrias como la del transporte y del hospedaje, los bancos no pueden quedarse atrás y deben mutar a empresas más tecnológicas, estima Everis.

Hoy, a la inversa, empresas de base tecnológica como Google, Apple, Facebook y otras, ya están irrumpiendo, en algunas regiones del mundo, en el negocio financiero, lo que representaría una competencia importante para los bancos.

En un artículo, la firma de consultoría destaca que en la industria financiera, el ecosistema evoluciona rápidamente, pues las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, los chatbots, la nube, y el roboadvisor, entre otras que brotan de forma aislada en diferentes regiones, ya sean en banca o fintech, aportan beneficios locales y permiten ofrecer servicios de manera más eficiente y mejor que nunca, para así iniciar la carrera global de implementación.

“Obviamente esto es una buena noticia, ya que la industria financiera durante mucho tiempo se ha caracterizado por su baja velocidad de adopción en tecnología. Ahora la automatización y la tecnología representan una oportunidad para aumentar la rentabilidad e incrementar la cartera de clientes”, señala.

No obstante, Everis destaca que el modelo de negocio debe evolucionar al Business to Business, debido a que las nuevas tendencias, como la regulación en servicios de pagos que entrará en vigor este año en Europa, será la base legal para la apertura de base de datos de clientes y productos, a través de todos los proveedores de servicios financieros en la región, con lo que se acelerará el aumento de fintech que proporcionarán a los clientes una visión integral de todas sus cuentas.

“Esto llevará a la transformación del panorama bancario para siempre, ya que los clientes recibirán propuestas para mejorar su salud financiera de manera inmediata (desde cambiar un producto de un banco a otro, hasta detectar pagos duplicados o promociones a la medida) con base en el comportamiento de su consumo”, refiere la firma.

Además, agrega, existen otras tendencias que también están cambiando el panorama actual como son las criptomonedas y la entrada de gigantes como Google, Apple, Facebook y Amazon a la industria, ya que han mostrado algo de interés por el producto bancario, y ofrecen una experiencia increíble a los clientes.

“El riesgo es latente y la consecuencia de los pilotos que ya tienen en el mercado podría terminar con productos y servicios de forma transversal y a nivel global”, menciona.

En este sentido, Everis señala que los bancos deben mutar para convertirse en empresas tecnológicas, con una posición muy clara en cuanto a dónde se encuentran en la cadena de valor.

A decir de la firma, todo indica que los bancos se convertirán en proveedores de componentes de servicios financieros, altamente regulados por su naturaleza en préstamos, cuentas de ahorro e inversión, mientras que las relaciones con los clientes serán administradas por empresas en las que las personas confían toda su información personal y sus datos de contexto, para ser aconsejados en todos los ámbitos de la vida, incluyendo el financiero.

Tanto es así que el gigante español BBVA ya lo hace desde hace algunos años, al participar de forma activa con fintech, con la exposición de sus productos y servicios en API Market, y otras iniciativas como chatbots de Facebook y WhatsApp.

Lo han dicho los altos directivos de BBVA: los bancos que no se modernicen se quedarán atrás o fuera del negocio, motivo por el cual este banco está de lleno con las fintech y otras plataformas tecnológicas.

Carlos Torres, consejero delegado del banco español, dijo recientemente que compartir datos será importante, pero que en esto es fundamental la confianza que el cliente tenga de las instituciones.

Pero no sólo BBVA, otros grandes como Citi y Santander le están apostando a digitalizar sus modelos de negocio, ya sea colaborando o adquiriendo algunas fintech.

[email protected]