Son 140 las personas que resultaron afectadas por el fraude de la sociedad financiera popular (sofipo) Ficrea que nunca verán la justicia por el robo de sus recursos debido a que ya fallecieron y ahora sus familiares, o representantes legales, son los que buscan recuperar parte del patrimonio que se les robó a los hoy fallecidos.

De acuerdo con el informe más reciente de la interventoría del concurso mercantil de Ficrea, encabezada por Javier Paz y Fernando González Santillana, en este proceso mercantil, donde se han reconocido a poco más de 4,900 acreedores, mismos que resultaron afectados por dicho fraude, se han presentado 140 casos de familiares o representantes legales, que substituyen en el cobro de sus porcentajes de recuperación a los titulares pues se ha comprobado su fallecimiento.

Además de la magnitud del fraude, que supuestamente se compone de un desfalco de más de 2,700 millones de pesos y desvíos por más de 4,000 millones de pesos a empresas terceras, el caso llamó la atención porque muchos de los 6,500 defraudados que tenían sus ahorros en Ficrea eran personas de la tercera edad, que incluso metieron recursos de su pensión en dicha empresa a cambio de rendimientos de poco más de 10% al año.

“Con pesar para todos quienes somos ahorradores y acreedores que en la relación de personas acreditadas para el cobro de sus porcentajes, (se informa que) se han presentado 140 casos de familiares, representantes o beneficiarios que substituyen en el cobro de sus porcentajes a los titulares quienes, por informe de la sindicatura, consta con acta de defunción, ya han fallecido”, destaca el reporte de la interventoría.

De los más de 6,500 defraudados, a poco más de 1,000 se les pagó el total de sus ahorros debido a que tenían cantidades depositadas en la entonces sofipo por debajo del seguro de depósito, que a la fecha de la determinación de su disolución equivalía su protección a los 131,000 pesos. El resto, es decir casi 5,000 defraudados, han tenido que esperarse a que en el concurso mercantil se les pueda resarcir sus ahorros.

De una deuda de casi de 6,000 millones de pesos, que se ha reconocido tiene Ficrea con estos casi 5,000 defraudados, apenas se ha abonado un porcentaje de20% a la misma, mediante cinco pagos. El concurso mercantil comenzó a finales del 2015, un año después de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores anunció la intervención gerencial de dicha empresa y posteriormente declarara la revocación y su disolución por violaciones a la Ley de Ahorro y Crédito Popular.

Hace algunas semanas, el síndico del concurso mercantil, Javier Navarro Velasco, informó de un convenio que se estableció con el presunto responsable del fraude, Rafael Olvera Amezcua, con el fin de que cediera bienes de Estados Unidos y España, a cambio de evitar un juicio civil que se llevaría en su contra en una corte en Miami, Florida.

El acuerdo consiste en que Olvera Amezcua cederá 83 bienes inmuebles, nueve automóviles y más de 1 millón de dólares en efectivo. Asimismo, se logró un acuerdo con otros tres codemandados para que cedieran alrededor de 255,000 dólares (casi 5 millones de pesos).

De lo que se logre recuperar de la liquidación de los bienes cedidos, una parte servirá para pago a los acreedores del concurso mercantil, además de cubrir gastos de administración y de representación legal en Estados Unidos.

Pese a la lentitud de los pagos a los acreedores, Navarro Velasco ha defendido que difícilmente en un concurso mercantil se pueda recuperar poco más de 20% del total de activos de una empresa y en el proceso de Ficrea ya se lleva este porcentaje con perspectivas de que todavía hay activos para liquidar y sumar más pagos.