La banca popular en México es muy rentable, a pesar de los altos costos que implica su operación, porque la población de bajos ingresos ahorra y cumple con sus compromisos, aseguró Alejandro Valenzuela, director general de Banco Azteca.

El directivo expuso que se cuidará que el alza de las tasas de interés no impacte el poder adquisitivo de las familias mexicanas, y reconoció que atender a los segmentos bajos de la población es una cuestión de decisión de las entidades financieras y de un conocimiento profundo del sector.

De cara a la Convención Bancaria 2017, reconoció que los bancos no atienden este segmento por desconocimiento, pues es una banca más compleja, de montos mucho menores, pero de un seguimiento mucho más fuerte , lo que implica mayores costos.

Es una cuestión de remangarse en muchos sentidos de la palabra. No es lo mismo pasearse por Polanco que por Iztapalapa o Milpa Alta , dijo.

Afirmó que dar préstamos a este sector de la población también genera que la gente potencialice su economía y se crea desarrollo en el país, y refirió que un análisis del Banco Mundial (BM) reflejó la mejora en 800 comunidades en donde el banco llegó por medio de las tiendas Elektra.

Se vuelve una actividad de ganar-ganar. Para esa gente, estamos siendo una palanca de desarrollo y al final de cuentas estamos generando actividad económica y un negocio respetable. La banca popular es rentable , sostuvo.

El sector popular es un sector que sí ahorra y la gente cuida mucho sus recursos. Estamos obligados a apoyarlos, no sólo en la seguridad, sino en el rendimiento que se pueda generar de sus ahorros , manifestó, al precisar que 80% de sus clientes son de recompra, es decir, que tomó un crédito y vuelve por otro.

El directivo reconoció que la dificultad de llegar al sector popular de la población genera que sus productos sean caros, y para evitar que un aumento en las tasas de interés eleve todavía más esos pagos, se buscarán esquemas para evitarlo, como será alargar los plazos de los préstamos.

Por último, Alejandro Valenzuela consideró que en el país faltan condiciones para que otras entidades puedan llegar a este sector de la población, como sería contar con un carnet de identidad nacional que permita corroborar que la persona dice ser quien es, lo cual reduciría el riesgo y los costos de operación.