Un regulador bancario está revisando que JP Morgan Chase & Co. cumpla con las leyes contra el lavado de dinero en Estados Unidos, aseguró una fuente.

De ese modo, la mayor entidad financiera estadounidense se convierte en el más reciente blanco de una amplia investigación sobre cómo los bancos impiden transacciones que involucran dinero del narcotráfico y de países sancionados.

La Oficina del Contralor de la Moneda, una rama independiente dentro del Departamento del Tesoro, está examinando los sistemas de JP Morgan diseñados para monitorear y filtrar dichas transacciones, afirmó la fuente, que está familiarizada con la situación.

La magnitud exacta de la investigación y el tamaño de las potenciales responsabilidades para el banco no pudieron ser averiguadas.

El portavoz de JP Morgan, Joseph Evangelisti, declinó a comentar al respecto el sábado.

En su informe trimestral a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos el mes pasado, JP Morgan afirmó que prevé un mayor escrutinio por parte de los reguladores sobre su cumplimiento con regulaciones nuevas y otras ya existentes, incluyendo leyes en contra del lavado de dinero.

La más reciente investigación tiene lugar en medio de renovados esfuerzos por parte de los reguladores para reprimir el lavado de dinero, incluyendo transferencias de dinero del narcotráfico a través de redes bancarias y fondos desde países que enfrentan sanciones internacionales, como Irán.

Los reguladores estadounidenses también están examinando transacciones potencialmente ilícitas vinculadas a Venezuela, comentó la fuente.