En el periodo de abril a junio, se completó un quinto trimestre consecutivo de salidas de capital, que superó el registrado en el mismo periodo del año anterior, el de la incertidumbre mundial por la pandemia y el cierre de negocios muestra información del Banco de México (Banxico).

En el segundo trimestre de este año, los inversionistas deshicieron posiciones en instrumentos de renta fija por 6,621 millones de dólares, con lo que prolongaron la corrida de capitales que inició en el mismo lapso del año anterior, cuando liquidaron títulos por 6,214 millones de dólares.

Al poner el foco sobre el primer semestre de 2021, resulta que los tenedores deshicieron posiciones por 12,573 millones de dólares, un exodo que deja muy atrás el observado en el mismo periodo del año de la pandemia, que ascendió a 5,605 millones de dólares y supera la corrida histórica del primer semestre de 1995, que ascendió a 8,046 millones de dólares.

Desde Suiza el Director de Asesorías para las Américas en el banco de inversión Julius Baer, Esteban Polidura explicó que las salidas de capital reflejan la sensibilidad que prevalece entre los  inversionistas sobre las decisiones de la administración actual.

“No se trata solo de haber perdido rentabilidad del mercado de dinero, también se ha perdido la confianza de los empresarios locales y extranjeros que lejos de ver un fortalecimiento del respeto al estado de derecho y del fomento de condiciones de competencia, están enfrentando un deterioro del ambiente para hacer negocios”, aseveró.

De acuerdo con la lectura del Banco de México, el comportamiento de los inversionistas en el primer semestre del año se presentó en medio de episodios intermitentes de “moderada volatilidad derivados de la incertidumbre asociada a la evolución de la inflación, además de las preocupaciones por la propagación del Covid19”.

Superavit en cuenta corriente

De acuerdo con la información del Banxico, la cuenta corriente registró un superávit de 6,286 millones de dólares en el segundo trimestre.

Como proporción del PIB, el superávit de la cuenta corriente fue equivalente a 1.9 puntos del PIB, con lo que quedó atrás el déficit de 1.6% observado en el primer trimestre del año y se compara con el déficit de 0.4% del mismo periodo del año anterior.

De acuerdo con esta información “el incremento anual del saldo de la cuenta corriente reflejó un significativo aumento del superávit de la balanza de mercancías no petroleras así como el dinamismo que han continuado exhibiendo las remesas y un incremento en el superávit del saldo de viajes”.

El superávit de la balanza de mercancías fue de 2,602 millones de dólares y se originó en exportaciones de 124,243 millones de dólares y de importaciones por 121,640 millones de dólares.

Al hacer una revisión en todo el semestre, se observa que el saldo de la cuenta corriente entre enero y junio fue deficitario en 2.7% del PIB, un resultado que contrasta con el déficit de 4.7% del PIB observado en el mismo periodo del año pasado.