México sigue rezagándose de la tendencia mundial donde los inversionistas extranjeros buscan rendimiento en emergentes, evidencia el comportamiento de los flujos de capital dirigidos a mercados emergentes recabado en junio por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por su sigla en inglés) y cifras del Banco de México.

Mientras los títulos de mercados emergentes atrajeron 28,100 millones de dólares en junio, alentados por la “alta liquidez del mercado, y la importante contribución del atractivo de China”, México registró desinversiones por 9,948 millones de pesos de sus posiciones de deuda gubernamental (497 millones de dólares).

Dice el IIF que México, Hungría, India, Vietnam y Sudáfrica, se distinguen por ser los únicos cinco mercados emergentes entre 37, que contrario a la tendencia, sufrieron liquidaciones de sus títulos de deuda al cierre de junio.

La información recabada de forma preliminar entre los miembros del IIF, muestra que en contraste, las emisiones de mercados asiáticos como China, Indonesia y Tailandia, captaron casi la mitad de los flujos totales que llegaron a los demás emergentes.

Tal como lo explicó el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, China es el líder en atracción de capitales, que solo en junio registró entradas por 6,417 millones de dólares.

En lo que va del presente año, China ha captado 80,732 millones de dólares, y este apetito por dicho país resulta de su entrada al World Government Bond Index (WGBI) en octubre próximo, donde se encuentra México desde el 2010.

Presiones inflacionarias

Al interior del Capital Flows Tracker que mensualmente desarrolla el IIF para los mercados emergentes, explican que la acumulación de presiones inflacionarias en todos los países, así como la capacidad de los bancos centrales para enfrentarlas, han sido determinantes de la decisión de los inversionistas para llegar a los emergentes.

En el análisis, el IFF explica que los inversionistas también están atentos a “las cicatrices fiscales” que dejó la pandemia y que terminó por incrementar la deuda, generando “desafíos complejos”.

En el informe, subrayaron que “la importancia de la credibilidad de la política de mercados emergentes será primordial en los meses por delante especialmente dadas las crecientes tasas de interés”.

ymorales@eleconomista.com.mx