La baja penetración de los seguros tradicionales en América Latina, representa un alto potencial de crecimiento para las llamadas Insurtech (Insurance Technology), dado que su apuesta es por la colocación sencilla, adecuada y más económica de este tipo de productos entre la población.

El estudio “Evolución del sector fintech Latam” realizado por Finnovista y Mercado Pago, destaca, con datos de Swiss Re Institute, que sólo 3% de todas las primas en el mundo se emiten en América Latina, y de éstas 46% corresponden a Brasil.

Aunado a ello se estima que, en promedio, la región cuenta con 2.35% del Producto Interno Bruto en términos de cobertura de activos. “Esto se debe a que los incentivos de usuarios y aseguradores no están alineados para masificar estos servicios, como sucede con otros servicios financieros”.

Ante esta situación, el estudio destaca que, en línea con las innovaciones tecnológicas que se han observado en otros servicios financieros, las insurtech surgen como un sector emergente dedicado a aplicar tecnología a procesos y productos de la actividad aseguradora.

“Queda claro que los servicios bancarios están experimentando un proceso de disrupción; este fenómeno, a su vez, ha destapado nuevas oportunidades de innovación en industrias adyacentes como la aseguradora. Al tener una relación estrecha con el sector financiero, es que sigue en cuanto a cambios importantes en cómo los latinoamericanos entienden y usan los productos de seguros”, señala.

Prueba de ello es que, con base en el mismo reporte, hoy existen en la región de América Latina 210 Insurtech, de las cuales 115 están en Brasil y 39 en México.

“Esto indica que existe un ecosistema emergente de emprendedores e innovadores corporativos que se encuentran desarrollando nuevas soluciones para diferentes segmentos del mercado”.

El reporte de Finnovista y Mercado Pago menciona que históricamente las aseguradoras se han enfocado en atender segmentos de mercado que son rentables para los productos que han sido capaces de desarrollar, pero los sectores socioeconómicos desfavorecidos enfrentan el problema de tener un bajo nivel de educación financiera e ingresos bajos y fluctuantes, que les impide cubrir los costos de pólizas que protejan sus activos más importantes como la salud o herramientas de generación de ingresos.

“La vulnerabilidad financiera de estos segmentos, acentúa la importancia y urgencia de desarrollar productos de seguros inclusivos y accesibles”, señala.

Agrega: “es aquí donde la industria tiene grandes oportunidades para ofrecer y masificar los microseguros, con modelos de negocio flexibles y adaptables, amplificando sus canales de distribución, sobre todo con productos que realmente atiendan las necesidades de los usuarios”.

El estudio resalta que los productos de seguros inclusivos deben cumplir con condiciones como: ser asequibles y ofrecidos a un precio que les permita ser comprados; sostenibles al poder otorgarse de forma regular; adecuados y que encajen con las necesidades de la población objetivo; y responsables al dar una apropiada relación de precio-valor.

On demand y as a service

Una de las características de las Insurtech es que ofrecen seguros on demand, es decir, los usuarios tienen total flexibilidad, rápida contratación y la posibilidad de asegurar prácticamente cualquier objeto e incluso pólizas de viaje, de accidentes y salud.

El cliente es quien tiene el control absoluto de cómo, cuándo, dónde y qué producto quiere asegurar. “Las personas pagan sólo por lo que realmente consumen”.

En lo referente a insurtech as a service, se trata de una propuesta 100% digital, que adicionalmente reduce los costos, agiliza la implementación e integración, garantiza la escalabilidad y permite modelos operativos dinámicos adaptables.

Adicionalmente,  “aporta el análisis de big data para aumentar el entendimiento del usuario, llevando la personalización de los servicios, tanto ofreciendo la omnicanalidad, la atención personalizada en tiempo real, e incluso inteligencia artificial emocional”, destaca.

eduardo.juarez@eleconomista.mx