El nivel de mexicanos con acceso a los servicios financieros en México se encuentra estancado desde 2015. Sólo 7 de cada 10 mexicanos tienen contratado al menos un producto financiero, de acuerdo con cifras divulgadas hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los habitantes integrados en el sistema financiero mexicano representan 68% del total de la población en 2018, la misma proporción de 2015. En términos absolutos, en un trienio se integraron al sistema financiero 2 millones de personas, sin embargo, también creció el número de habitantes de 18 a 70 años, por lo que el nivel de bancarización permaneció estancado, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera del Inegi en conjunto con la SHCP y la CNBV.

Se consideran como parte del sistema financiero las personas que tengan al menos uno de estos productos:

  • Cuenta para recibir la nómina.
  • Cuentas de ahorro.
  • Cuentas para recibir apoyos del gobierno.
  • Tarjetas de crédito.
  • Créditos personales, para vivienda o para automóviles.
  • Seguros de vida, automotrices, de casas o de gastos médicos mayores.
  • Cuentas para el retiro (Afores).

La inclusión financiera aumenta o disminuye dependiendo la región del país. El nivel de mexicanos con al menos un instrumento financiero en los estados del Noroeste es el más alto del país. Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Sinaloa y Sonora tienen un nivel de bancarización de 82% (8 de cada 10).

Mientras que en el Centro sur y Oriente se presenta un nivel de inclusión financiera mucho más bajo que el nacional. En el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Veracruz sólo 6 de cada 10 (60%) personas tiene alguno de estos servicios financieros.

Cuentas de nómina, ahorro y de apoyos públicos lideran el sistema financiero mexicano

De todos los instrumentos financieros que poseen los usuarios los que predominan son las cuentas bancarias o contratadas con alguna institución. El 47% de quienes integran el sistema financiero lo hacen con una cuenta, ya se para recibir su nómina, para recibir apoyos monetarios del gobierno o para ahorrar su dinero.

Las cuentas son, además, el instrumento financiero al que más acceso tienen las mujeres. A escala nacional, 48% de los hombres cuentan con este producto, la cifra para las mujeres es 46 por ciento.

El uso de las cuentas sencillas es prioritariamente para la recepción de nómina, de todos los usuarios de este producto financiero, el 60% lo usa con este objetivo. El 36% lo hace para ahorrar sus ingresos y el 17% para recibir los apoyos que el gobierno le da.

El crédito y los seguros son los menos contratados

En México el porcentaje de personas que tienen servicios de crédito contratados con alguna institución bancaria es de 31% y quienes adquirieron algún tipo de seguro representan el 25% del total de la población de 18 a 70 años.

De quienes tienen acceso a instrumentos crediticios, la mayoría (61%) lo hace por medio de tarjetas de crédito departamentales o de tiendas de autoservicio, como las que expiden Liverpool o SAM’S Club para sus clientes. El segundo más importante son las tarjetas de crédito bancarias y el tercero son los créditos para obtener una vivienda.

Entre los mexicanos que tienen contratado algún tipo de seguro, el que predomina es de protección en caso de muerte o seguro de vida: 7 de cada 10 (67%) usuarios tienen contratado este instrumento, ya sea por voluntad o por beneficio del gobierno o de la unidad donde labora. Otros seguros que se contratan con mayor frecuencia son el seguro automotriz y el de gasto médicos mayores.

6 de cada 10 mexicanos no tiene un plan económico para la vejez

Las cuentas para el retiro o Afores son el producto financiero que presenta la brecha más amplia entre regiones y por género. A escala nacional sólo 40% de los habitantes tienen una cuenta de ahorro para su vejez o una cuenta gestionada por las Afores (administradoras de fondos para el retiro).

En el promedio del país de cada 10 mexicanos 6 no tienen un plan para su retiro. Este resultado fue mejor en las entidades del Noroeste mexicano (Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Sinaloa y Sonora) donde la proporción es 4 por cada 10. En contraparte en el Sur (Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán) son 7 de cada 10 habitantes los que no tienen plan para el retiro.

Las mujeres son las que menos cuentan con un plan financiero para su retiro; mientras 5 de cada 10 hombres sí tienen una cuenta para retiro o servicios de Afores, sólo 3 de cada 10 mujeres lo tienen. En los estados del Sur del país el porcentaje de mujeres alcanza a llegar a sólo 2 por cada 10.

[email protected]