El grupo bancario británico HSBC anunció este lunes una reducción de 2% de sus efectivos en el mundo, es decir, unos 4,000 empleos, con vistas a controlar sus costes en un contexto difícil.

"Anunciamos un programa de reestructuración" y "esto implica (una reducción) de 2% de nuestros efectivos", explicó el director financiero Ewen Stevenson, en una conferencia telefónica.

Stevenson precisó que estos despidos costarán entre 650 y 700 millones de dólares este año a HSBC, y están centrados en puestos de responsabilidad.

En momentos en que el gigante de la banca enfrenta un escenario de incertidumbres geopolíticas, HSBC informó también este lunes que John Flint decidió dejar el cargo de director general, sin dar mayores explicaciones.

"En un ambiente mundial cada vez más complejo y exigente en el que opera el banco, el consejo de administración cree que un cambio es necesario para hacer frente a los desafíos a los que estamos confrontados y aprovechar las oportunidades que tenemos", declaró el presidente del grupo, Mark Tucker.

Según una nota del banco, aunque Flint "abandona sus responsabilidades diarias, permanece disponible para auxiliar al HSBC con la transición".

Noel Quinn, quien conduce la división de banca comercial del HSBC, asumirá interinamente las funciones ejecutivas, de acuerdo con la nota.

Estos cambios ocurren también apenas semanas después que el jefe de las operaciones en Estados Unidos, Patrick Burke, se retiró luego de completar una reorganización de la firma en esa región.

El banco, con sede en Londres, ha identificado posibles turbulencias en su futuro.

En Asia -región más vulnerable a la guerra comercial entre Washington y Pekín- el banco se prepara a un panorama "con menos certezas". El Brexit, a su vez, también encido las luces de atención.

erp