La contingencia mundial causada por el Coronavirus (Covid-19) ha desatado una serie de estafas a nivel global que ha prendido las alarmas de organismos internacionales. Ahora fue el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), encargado de crear los lineamientos globales para combatir el lavado de dinero, el cual indicó que la supervisión en la materia con un enfoque basado en riesgos es indispensable para impedir a los delincuentes acceder a recursos sustraídos.

En una declaración del presidente del GAFI, Xiangmin Liu, resalta que los delincuentes aprovechan la pandemia para llevar a cabo fraudes financieros y estafas, como la publicidad y tráfico de medicamentos falsificados, ofertas de inversión fraudulentas y esquemas de robo de información vía correo electrónicos.

“Es probable que aumenten los delitos cibernéticos maliciosos o fraudulentos, la recaudación de fondos para organizaciones benéficas falsas, estafas médicas dirigidas a víctimas inocentes y que los delincuentes intenten beneficiarse de la pandemia explotando a las personas que necesitan atención urgente, aprovechándose de la buena voluntad del público en general”, se puede leer en la declaratoria publicada este miércoles por el organismo.

En este contexto, Lui destaca que tanto supervisores, como las unidades de inteligencia financiera de los países deben compartir información con el sector privado para priorizar y abordar los riesgos claves del lavado de dinero derivados de estos esquemas fraudulentos que aprovechan la contingencia para intentar robar recursos.

“Los delincuentes y terroristas pueden tratar de explotar lagunas y debilidades en los sistemas nacionales de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo… lo que hace que la supervisión basada en riesgo y la actividad de aplicación sean más críticas que nunca”, explica Lui.

El presidente del GAFI hace un llamado a que tanto instituciones financieras, como actividades vulnerables, permanezcan atentas a los riesgos emergentes de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo con el fin de asegurarse de mitigarlos de manera efectiva y puedan detectar e informar actividades sospechosas a las autoridades correspondientes.

Hace algunos días, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitió comunicados conjuntos con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) así como con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), con el fin de solicitar a los sujetos obligados, entidades financieras y actividades vulnerables, documentar cualquier operación sospechosa que pudiera estar relacionada con la contingencia del Covid-19.

Asimismo, la Interpol indicó que se han detectado estafas, principalmente en Asia y Europa, relacionadas con la venta de equipo médico, que al final se tratan de fraudes donde se sustraen recursos que son colocados en el sistema financiero global.