En la última reunión plenaria del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) se emitieron nuevas reglas de carácter vinculante que los países miembro de este organismo intergubernamental y los proveedores de servicios deberán aplicar para mitigar el lavado de dinero en el uso de activos virtuales, tales como el bitcoin.

El pasado viernes, el GAFI informó sobre una nueva nota interpretativa a una de sus recomendaciones, la número 15, por la cual se establece que los proveedores de activos virtuales, como las casas de cambio de compraventa de éstos, obtengan y compartan información respecto a los originadores y beneficiarios de una operación con este tipo de activos.

Además, se publicó una guía para que los países y proveedores de activos virtuales aborden las medidas antilavado, con el fin de ayudarlos a comprender y cumplir con las obligaciones en esta materia que cada país deberá emitir ya con estas nuevas medidas del GAFI.

“La amenaza del uso indebido de activos virtuales por parte de delincuentes y terroristas es grave y urgente. El GAFI espera que todos los países tomen medidas inmediatas para implementar las recomendaciones del organismo”, explicó el grupo en una declaración pública luego de su reunión plenaria la semana pasada en Miami, Florida.

La publicación de esta nueva nota interpretativa se da luego de que en febrero pasado se develara un borrador de la misma, la cual se discutió con la Iniciativa Privada.

De acuerdo con el organismo, el avance en la implementación de esta medida por parte de los países, así como de los proveedores de servicios de activos virtuales se revisará en junio del 2020.

La sustancia

Las nuevas obligaciones que emitió GAFI van en el sentido de que los países deberán evaluar y mitigar los riesgos asociados con las actividades de activos virtuales y los proveedores de servicios; además de que éstos deberán licenciar o registrar a los mismos proveedores y someterlos a una supervisión en materia antilavado.

“En particular, no se permitirá a los países depender de un organismo autorregulador para la supervisión de éstos”, indicó el GAFI en su declaración.

Asimismo, se pidió a los países implementar sanciones y otras medidas de cumplimiento cuando los proveedores de servicio no cumplan con sus obligaciones en materia antilavado. “Algunos países pueden decidir prohibir las actividades de activos virtuales en función de su propia evaluación de riesgos y su contexto regulatorio”.

La nueva nota interpretativa también exige que los países se aseguren de que los proveedores de servicios de activos virtuales evalúen y mitiguen sus riesgos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo e implementen todas las medidas en la materia, como la debida diligencia del cliente, el mantenimiento de registros, informe de transacciones sospechosas, entre otras.

Este medio informó hace algunos días que una de las reglas que exigiría el GAFI a los países es que los proveedores de servicios de activos virtuales tendrían que aplicar medidas de debida diligencia, cuando se detecten operaciones que superen 1,000 dólares, tales como obtener y conservar información del originador y beneficiario de una operación, poder compartirla con sus contrapartes y ponerla a disposición de las autoridades.

Estas reglas se establecieron en la última reunión plenaria del GAFI bajo la presidencia de  Marshall Billingslea, en representación de Estados Unidos, país que ha insistido en la regulación de estos activos.

En su participación en la reunión plenaria, Steven T. Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos, indicó que con esta nueva nota interpretativa, además de la publicación de una guía de un enfoque basado en riesgo para activos virtuales, se cuida al sistema financiero internacional y se mejora la transparencia financiera, pues se forzará la igualdad de condiciones entre los proveedores de estos activos y las instituciones financieras tradicionales.

“Al adoptar los estándares y pautas acordados esta semana, el GAFI se asegurará de que los proveedores de servicios de activos virtuales no operen en la oscuridad. Esto permitirá al sector emergente de fintech mantenerse un paso por delante de los regímenes deshonestos y simpatizantes de las causas ilícitas en busca de vías para recaudar y transferir fondos sin ser detectados”,  expresó Mnuchin.

[email protected]