El G20, que agrupa a las naciones más industrializadas del mundo y a otras en vías de desarrollo, avanza muy lentamente en la mejora de las herramientas legales de transparencia dos años después de que los conocidos como Panama Papers relevaran cómo algunos ricos escondían sus fortunas en empresas ficticias, dijo el jueves un grupo que monitorea la corrupción en el mundo.

Once integrantes del G20 siguen teniendo un marco legal “débil” o “medio” para luchar contra el secreto financiero, según Transparencia Internacional.

Francia, Alemania, Italia y Brasil mostraron un buen progreso, pero Gran Bretaña es el único país del G20 que ofrece un registro central de información sobre los beneficiarios reales de una compañía, agregó el grupo.

Canadá y Corea del Sur fueron figuran en la lista de países "débiles", mientras que Estados Unidos, Australia y China ascendieron a "medio".

El reporte no clasificó a la Unión Europea como organismo, pero sí incluyó a los países invitados al G20 Holanda, Noruega, España y Suiza.