Ante las bajas pensiones que recibirán los trabajadores mexicanos, sería conveniente pensar en la creación de un fondo colectivo de ahorro pensionario que se pueda complementar con el ahorro que se tiene en la cuenta de afore, expuso Ana María Montes, directora de consultoría actuarial de Lockton.

“En Chile lo llaman el fondo solidario o colectivo, ahí se asignan recursos para que a partir de ese financiamiento colectivo se pueda dar una base mínima de pensión y de esa base se suma lo que se tiene acumulado en la cuenta individual de la afore”, dijo en entrevista.

De las aportaciones que hacen los trabajadores chilenos a su ahorro para el retiro, una parte se destina a ese fondo colectivo y otra parte a su cuenta de administradora de fondos de pensiones, que es un símil de las afores mexicanas.

Con este fondo, resultado de una reforma en el sistema de pensiones en el país andino el año pasado, se espera que las pensiones de los chilenos se incrementen de manera significativa.

Montes considera que sería la mejor forma de distribuir los recursos pensionarios, pues a su parecer incrementar las aportaciones de 6.5% no sería suficiente y realmente no beneficiaría al trabajador.

“Incrementar las aportaciones de 6.5 a 10 u 11% no mejoraría la situación de los trabajadores, ya que sólo recibirían la pensión mínima garantizada de 2,300 pesos, lo cual es muy poco para vivir en la vejez, considerando que los gastos en salud se incrementan”, expresó.

Explicó que, actualmente, alrededor de 75% de la población gana entre tres y cinco salarios mínimos, con lo que de acuerdo con cálculos actuariales, si una persona cotiza 24 años de su vida dentro de la formalidad y con estas aportaciones, su pensión no será suficiente para vivir dignamente.

“La misma Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señala que las aportaciones deben ser entre 15 y 18% y con 30 años de cotización; entonces, no tendría sentido subir en México de 10 a 11% las aportaciones, si los trabajadores van a recibir una pensión mínima garantizada”, mencionó.

Sentenció: “Lo que queremos es cambiar el nivel de beneficio y tener un mayor ingreso en el retiro y, sobre todo, mayor a la pensión mínima garantizada que es de 2,300 pesos”.

Se deben cuidar finanzas

Carlos Lozano, director general de la firma Nathal Actuarios y Consultores, comentó que es algo que sí convendría al país, pero se tiene que realizar sin que este fondo colectivo pudiera representar una presión en las finanzas públicas.

Lo anterior lo comenta en el sentido de que actualmente las aportaciones de 6.5% se conforman de las aportaciones de los trabajadores, patrones y del gobierno.

Coincide en que incrementar las aportaciones no es necesariamente la mejor solución para mejorar las pensiones de los trabajadores.

Explicó que si se incrementan, ello no beneficiaría al trabajador, pues recibiría menor salario; mientras que si lo aporta la empresa, representaría un costo mayor y lo que terminaría haciendo es sacar al trabajador del mercado.

“Es un remedio, pero no una solución total. Menos de 30% de los trabajadores con ingresos superiores puede tener una capacidad de ahorro alta, entonces haríamos un sistema discriminatorio en términos de los que ganan más”, precisó.

Mencionó que otra opción es crear planes privados de pensiones para microempresarios, con los que se buscaría crear un ahorro para el retiro para aquellos trabajadores que están fuera de campo laboral formal.

Aseguró que el tema de pensiones es un tema que se tiene que resolver de manera inmediata y que el nuevo presidente del país no debe descartar que se necesitará una reforma en el sistema.

“No es un tema fácil, pero los candidatos no están con este punto en el radar, no es fácil atenderlo y explicarlo en épocas de campaña (...) gane quien gane, para el 2021, que se cumplan 24 años de las afores, les va a ganar la presión de que la gente va a recibir pensiones bajas”, concluyó.

[email protected]