Otorgar más préstamos a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y aprovechar las oportunidades que ofrecen las fintech son dos de los elementos que desarrollará Banco Famsa, destacó José Luis Ochoa Bautista.

El presidente del consejo de administración de la institución ligada a la tienda Famsa destacó que ésta busca crecer su cartera pyme a 3,500 millones de pesos, de 1,500 que tiene ahora en ese sector.

Detalló que utilizan las garantías de Nacional Financiera y que buscan ofrecer, además, el manejo de tesorería a sus clientes, con lo que para el próximo año duplicarían su cartera para llegar a 3,500 millones de pesos canalizados a las pymes.

El directivo de la institución que atiende principalmente a sectores informales explicó que se encuentran en una fase de expansión de otros rubros como banca patrimonial. Prueba de ello, agregó, fue la apertura de su sucursal en Paseo de las Lomas, en la capital del país.

“Creemos que es el momento en que tenemos que dar un paso adicional y complementar nuestra cartera del negocio de consumo. Por lo que queremos abrir nuestra división de pymes partiendo de la experiencia que tenemos”, explicó el director de la institución financiera que tiene su sede en Monterrey, Nuevo León.

Existen en el país 380 tiendas Famsa y el banco cuenta con 20 sucursales más y tienen presencia en 29 estados del país.

Al hablar del incremento en el precio del dinero, Ochoa Bautista comentó que se ofrecen a sus clientes tasas de interés acorde con el perfil de la pyme y al proyecto en marcha.

Para diferenciarse de los productos que existen en el mercado, comentó que se ofrece asesoría especializada y acompañamiento en el desarrollo del proyecto.

atención a los MILLENNIALS

Ochoa Bautista dijo que a pesar de atender un segmento de bajos recursos, la atención a los millennials se dará a través de esquemas fintech.

“Tenemos clientes que van de los 25 a los 35 años de edad que invierten 300 o 500 pesos a través de sus teléfonos y que aportan hasta 15,000 pesos en diversos proyectos”, agregó.

“Las primeras pruebas que hemos hecho bajo el concepto fintech nos permitieron comprobar que las personas están dispuestas a apoyar nuevos proyectos de pymes con tasas de retorno de 10 o 12 por ciento. Es de lo más explosivo e interesante para ese sector”, manifestó.

Banco Famsa tiene una cartera vencida de 12%, cifra que no preocupa al directivo. Reconoció que han tenido esos niveles los últimos tres o cuatro años; sin embargo, es un nivel compatible con el segmento de bajos ingresos e informales que atiende la institución.

“La tasa de riesgo está vinculada con el segmento que es la base de nuestros clientes”, agregó el directivo.

Ese rubro de clientes, aseveró, ofrece mejores oportunidades de bancarización e inclusión financiera, ya que permite generar una creciente relación con el sector financiero formal y crear un historial crediticio.

Finalmente, explicó que tener una cartera de crédito vigente por más de 22,000 millones de pesos y  depósitos por más 25,000 millones de pesos se debe a las tasas de interés competitivas que pagan a sus clientes.

eduardo.huerta@eleconomista.mx