En octubre, los mexicanos residentes en el extranjero enviaron a México por concepto de remesas 2,216 millones de dólares, lo que representa 6.8% menos de lo enviado en septiembre, de acuerdo con reporte del Banco de México (Banxico).

En su comparativo anual, el banco central informó que las remesas registraron un aumento de 7.1%, desde 15.7% anual que repuntaron en septiembre.

De acuerdo con analistas, el aumento en el envío de remesas en ese mes pudo ser consecuencia del discurso del entonces candidato republicano Donald Trump, que en su campaña reiteró que de ser presidente de Estados Unidos, bloquearía la salida de remesas hacia México.

Asimismo, la moderación que se presentó en octubre tuvo que ver con un repunte de la candidata demócrata Hillary Clinton en las encuestas y la cautela previo a las elecciones, consideran los analistas.

Las remesas representan 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano y, junto con la Inversión Extranjera Directa (IED) y las exportaciones de petróleo, son una de las principales fuentes de ingresos externos del país.

De enero a octubre de este año alcanzaron un monto de 22,262.7 millones de dólares, superando 20,688.8 millones que sumaron durante todo el 2015.

Estimaciones de analistas consideran que el monto de las remesas al cerrar el 2016 podría ascender a cerca de 27,000 millones de dólares, superando el máximo histórico registrado en el 2007 de 26,058 millones de dólares, previo a la crisis financiera mundial del siguiente año.

De igual manera,en el décimo mes de año, se observaron 7.9 millones de transacciones, con un monto promedio de 280 dólares.

El republicano Donald Trump asumirá la Presidencia de Estados Unidos el 20 de enero; frente a este panorama, Grupo Financiero Ixe estimó que en noviembre y diciembre, el flujo de remesas podría crecer a tasas por encima de 13 por ciento .

El presidente electo de Estados Unidos ha anunciado medidas como impedir que cualquier persona no documentada mande dinero al exterior y un impuesto a éstas de hasta 5% del monto enviado.

Al respecto, recientemente, Agustín Carstens, gobernador de Banxico, afirmó que veía ilegal y poco probable que el gobierno del republicano pudiera confiscar las remesas, aunque no descartó que Estados Unidos generara más controles de transparencia para revisar el origen de los recursos.

Declaró: Sería francamente ilegal eso (confiscar remesas). Es cuestión de derechos de propiedad fundamental; ningún gobierno podría disponer de ellos libremente y arbitrariamente. Obviamente se generaría una disputa muy importante .

Por su parte, economistas han declarado que Trump podría hacerlo por medio de una restricción total o bien, al imponer una cuota a su envío.