Los trabajadores mexicanos desplazados fuera del país enviaron remesas por un valor de 4,047 millones de dólares durante abril, informó Banco de México.

Se trata del segundo monto más cuantioso recibido en un solo mes, superado sólo por el de marzo de 2021 que tenía el récord, explicó el economista senior de BBVA Research, Juan José Li NG.

El flujo de los llamados migradólares superó en 39.1% los envíos registrados en abril del año 2020, la magnitud de este crecimiento no se observaba desde el 2003, subrayó el experto.

El detalle de los datos actualizados por el banco central permite ver que la remesa promedio captada en abril fue de 375 dólares, un giro que supera los 371 dólares que recibió cada familia en marzo y que queda inscrito como el quinto más alto desde diciembre del año 2000, cuando la media de las 1.8 millones de familias receptoras, captaron un cheque por 410 dólares.

Economistas del Banco Mundial explicaron que esta sólida remisión hacia México nace en dos eventos: los apoyos extraordinarios en efectivo que recibieron trabajadores desplazados de parte de los gobiernos en los países donde laboran y que compartieron con sus familias de origen, así como la depreciación cambiaria, pues el originador de los envíos suele hacer un esfuerzo para aprovechar cuando el peso pierde frente al dólar, para remitir un giro mayor de dólares.

Los especialistas del Banco Mundial detallaron que al depreciarse el dólar, se fortalece el poder de compra de los receptores de remesas en México y les alcanza para adquirir más bienes y servicios, lo que estimula a los trabajadores en el exterior a enviar más dólares a sus familias.

Desde Nueva York, el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos sostuvo que esta fortaleza del flujo de remesas también resulta de la percepción de una  profunda contracción del empleo y de la actividad económica en México que sirve para impulsar el apoyo de los trabajadores desplazados.

Acumulado, también histórico

De acuerdo con la estadística de Banxico, estos recursos llegaron a 1.8 millones de familias en el país, en 10.79 millones de operaciones.

Con esta histórica entrada mensual de remesas, se completó un flujo acumulado de 14,663 millones de dólares entre enero y abril, que incorpora un aumento de 19.14% respecto de los envíos observados en el  el mismo periodo del año pasado y se convierte así en la mayor entrada de remesas para un lapso similar, de los cuatro primeros meses del año, desde que se tiene registro.

El factor cambiario

El estratega de Goldman Sachs, explicó que al presentarse un fortalecimiento del peso frente al dólar, de 21% anual, se impactó el rendimiento en pesos de las remesas captadas en México.

Al  pasar las remesas a moneda local, se presentó un fortalecimiento de 15% anual, que en términos reales significa un aumento de 8.4 % también respecto del dato de abril del año pasado, argumentó Alberto Ramos.

Cabe recordar que en abril del 2020 se presentó el mayor choque de incertidumbre por el cierre sin precedentes de las economías tras la declaración de la pandemia y se dio la mayor depreciación de la moneda mexicana, que llevó al dólar a cotizar hasta en 25 pesos por unidad.

El economista de Goldman Sachs enfatizó que el flujo histórico de remesas así como el superávit de la balanza comercial, compensaron con creces la pérdida de ingresos por viajes y turismo internacional.

Envío en efectivo, a la baja

A finales del año pasado, legisladores integraron una iniciativa que buscaba modificar la Ley del Banco de México apoyándose en la dificultad del cambio a pesos de remesas que ingresan al país en efectivo.

Los datos oficiales del Banco de México arrojaron, de nuevo, que durante abril, sólo 0.30% de los llamados migradólares ingresaron en efectivo y en especie. Esto significa que sólo 15 millones de dólares, del monto total que llegó a 4,047 millones recibidos en el cuarto mes del año, fueron entregados en efectivo o en especie.

En el detalle de la información divulgada por el Banco de México, se observa que 99.70% de los envíos de remesas que llegaron al país entraron mediante transferencias electrónicas.

Cabe recordar que en el 2020 México se ubicó como el tercer receptor de remesas en el mundo, con 43,000 millones de dólares. El primer sitio lo ocupó India, con 83,000 millones de dólares y el segundo China, con 60,000 millones.

ymorales@eleconomista.com.mx