Las condiciones crediticias se deterioraron en el 2014 para América Latina (AL), resultado de la volatilidad de los flujos de capitales y el debilitamiento de sus monedas, anunció la calificadora Standard & Poor’s.

Al interior del reporte titulado Latin America’s Consumer Products Companies Can Expect a Tough Year in 2015 , expertos de la firma dijeron que el bajo crecimiento y las presiones inflacionarias de algunos países también motivaron el deterioro de la condición financiera regional.

Destacan que el desempeño económico de algunos países, como México, se vio profundizado por las reformas fiscales.

Según el análisis, para el 2015 persistirá el lento crecimiento del Producto Interno Bruto en la región, aunque será ligeramente más dinámico que el del 2014.

Con base en el documento, las economías locales más grandes, como México y Brasil, respaldaron el crecimiento estable de los volúmenes de consumo regional en el 2014, pero el efecto se vio matizado por el debilitamiento de las monedas y el bajo desempeño del sector exportador.

Aunque la agencia no se especializa en los pronósticos de crecimiento, divulgaron sus previsiones para el 2015 y el 2016, como una guía para el desempeño industrial.

Para América Latina en su conjunto, esperan un crecimiento de 2.1% para este año y de 2.6% para el 2016. Este desempeño que afirman es bajo, podría continuar limitando los volúmenes de las ventas y los ingresos esperados para el sector del consumo .

México, según S&P, alcanzará una expansión de 3.2% este año y 4.3% en el 2016, lo que será favorable al desempeño de las empresas.

Según el análisis, el bajo precio del petróleo a nivel mundial ha reducido los costos de transporte y embalaje, lo que compensa la de-saceleración del crecimiento económico en la región.

Las monedas más débiles mejoran los ingresos y las exportaciones, aseguran.