Una nueva degradación de la situación económica internacional podría tener un impacto en el crecimiento de Estados Unidos, alertaron varios responsables de la Reserva Federal estadounidense (Fed), según las minutas de la última reunión del Comité monetario de la Fed publicadas.

"Varios participantes" del Comité de política monetaria (FOMC) del 17 de diciembre estimaron "que un deterioro de la situación económica en el extranjero podría provocar un crecimiento más débil de lo esperado" en Estados Unidos, indica el informe de la reunión.

"Muchos participantes consideran que la situación internacional es un factor de riesgo para la actividad interior (estadounidense) y para el empleo, sobre todo si la disminución de los precios de la energía y el débil crecimiento económico en el extranjero tienen un efecto negativo en los mercados financieros", añade el informe.

Globalmente, la caída de los precios de la energía es vista como un punto "positivo para la actividad económica y el empleo". Pero varios miembros de la Fed estiman ya que la desaceleración económica en el extranjero "tendrá un efecto negativo en la actividad en Estados Unidos, principalmente mediante la reducción de las exportaciones" provenientes de ese país.

Asimismo, los miembros de la Fed señalaron las "sólidas ganancias" generadas en el mercado laboral con importantes creaciones de empleo. Pero, pese al aumento del salario medio por hora en noviembre, la mayoría de participantes del FOMC "no ven ninguna señal clara de una aceleración de los sueldos".

abr