Pese a que el entorno de la banca de inversión se ha complicado en todo el mundo, Deutsche Bank México (DB México) estima duplicar sus operaciones en los próximos dos años, dado que observa las condiciones idóneas para ello en el país.

Jorge Arce, director general de la filial mexicana, comentó a El Economista: Nos hemos diversificado bastante y tenemos una operación sólida en México. Estamos consolidando nuestra base de clientes .

En el cierre del 2011, las utilidades netas del banco sumaron 162 millones de pesos, lo que significó un fuerte descenso de -48.8% anual, afectado principalmente por una caída en las comisiones y tarifas cobradas durante el año, la cual fue de 49.1% anualizada.

No obstante, los ingresos por intereses registraron un fuerte crecimiento de 64% anual en el 2011, lo que llevó a que el margen financiero sumara 311 millones de pesos, 24.4% más que lo reportado en el 2010.

DB México desempeña como principal actividad la intermediación financiera con empresas públicas y privadas, así como la administración y asesoría de riesgos financieros y de mercado.

El pasado mes de enero, Jorge Arce fue designado como Director General de la oficina de DB en México, siendo anteriormente Director de Banca Patrimonial para la parte norte de América Latina dentro de la institución.

La matriz observa en México una economía estable, una democracia consolidada, con un estado de derecho en constante desarrollo y en donde se sienten cómodos para hacer negocios , dijo el directivo.

El Presidente del banco alemán en México aseguró estar confiado que tanto el gobierno como la población en su conjunto, ganarán la batalla contra la inseguridad en el mediano plazo. A pesar de los altos costos que el país ha tenido que pagar en esta lucha, al mismo tiempo no ha dejado de crecer y ser competitivo en industrias claves , dijo Arce.

El ejecutivo detalló que dentro de las principales metas que tiene la nueva administración del banco en México se encuentra la de disminuir los riesgos para el banco y sus clientes, conservando su perfil conservador en los mercados, así como el de expandir el mercado en México.

Arce consideró que de presentarse una buena opción de adquisición que complemente o extienda el negocio en México, tanto del banco como de la casa de Bolsa, se podría evaluar; sin embargo, por el momento no existe ningún proyecto en puerta.

A diferencia de la filial mexicana que registró utilidades positivas en el 2011, la controladora a escala global reportó una pérdida antes de impuestos en el cuarto trimestre de 351 millones de euros (cerca de 463 millones de dólares), que se compara con una ganancia de 707 millones de euros en el mismo periodo un año antes.

Lo anterior se debió a las amortizaciones que realizó el banco, por la exposición a la compañía de productos farmacéuticos Actavis.

[email protected]