Faltan unos cuantos días para que termine el plazo para solicitar la autorización para operar como una fintech y Conekta ha decidido que no irá por una licencia de este tipo, de acuerdo con su fundador y director ejecutivo, Héctor Cárdenas. Con esta decisión, el agregador de pagos sigue al gigante PayPal y también a varias casas de cambio de criptomonedas o exchanges, que han decidido no apostar por alinearse a la regulación fintech.

 

Conekta, que este año levantó una ronda de inversión por 13 millones de dólares y que cuenta entre sus inversionistas a la regiomontana FEMSA, podría haber apostado por constituirse como una institución de fondos de pago electrónico, regulada por la ley fintech, pero declinó esta opción, con lo que sus siguientes productos no podrán orientarse al terreno de los monederos electrónicos o wallets.

“En este momento seguimos siendo un agregador. Nosotros somos supervisados como agregador por la CNBV (Comisión Nacional Bancaria y de Valores). Por el momento no estamos aplicando a la ley fintech”, dijo Cárdenas en entrevista con El Economista.

En marzo pasado, Cárdenas dijo a este medio que la compañía estaba evaluando la conveniencia de registrarse ante la CNBV como una Institución de Tecnología Financiera o fintech; aunque advirtió que los requisitos eran demasiado restrictivos para muchas startups, algo que reiteró en esta ocasión.

“Muchas startups no están pudiendo con los requisitos. Estamos muy atentos a ver que va a pasar en el ecosistema y ver que viene hacia adelante después del 25 de septiembre”, dijo y agregó que las leyes secundarias de la Ley Fintech inhiben el emprendimiento.

 

En los seis meses posteriores a que la compañía anunció que los pagos de Google Play se transaccionarían a través de Conekta, también Netflix, Didi y Amazon comenzaron a trabajar con la mexicana. Durante el 2018, Conekta registró un monto transaccionado de 250 millones de dólares como agregador de pagos. A principios de este año, Cárdenas afirmó que su meta para el 2019 sería crecer hasta cinco veces esta transaccionalidad, es decir hasta 700 millones de dólares, un objetivo que, dijo, se está cumpliendo en tiempo.

Pero ni PayPal, que anunció que el próximo 25 de septiembre dejaría de ofrecer la funcionalidad de mantener saldos en las cuentas de los usuarios, ni Conekta son las únicas compañías que han renunciado a la opción de ser reguladas bajo la Ley Fintech. Recientemente, el exchange de criptomonedas Volabit anunció que a partir de este 17 de septiembre modificaría diversos procesos en su operación derivado de la nueva regulación.

“A finales de 2018 y durante todo 2019 ocurrieron importantes cambios en la regulación mexicana respecto a la operación de criptomonedas, por lo cual las plataformas de activos virtuales nos hemos visto en la necesidad de modificar procesos en nuestra operación”, explicó Volabit en su blog.

El exchange aseguró que para apegarse a la regulación, optaría por eliminar las carteras en pesos, por lo que los usuarios que hicieran un depósito en esta moneda verían su dinero convertido en la stablecoin (moneda estable) USD Coin, una medida que definió como transitoria. Agregó que esta medida abarcaba tanto a la plataforma Volabit como a su otro servicio de intercambio de activos virtuales Vexbi.