El ex presidente del ex banco de inversiones Bear Stearns culpó a "rumores" y a las "fuerzas incontenibles de los mercados" del colapso de la firma en el 2008, rechazando que las inversiones riesgosas provocaran la ruina de la firma.

"El colapso de Bear Stearns no fue el resultado único de acciones o decisiones de Bear Stearns", afirmó James Cayne, presidente del banco hasta enero del 2008, en un testimonio para la Comisión Investigadora sobre la Crisis Financiera.

La bancarrota, "fue causada por fuerzas incontenibles de los mercados a las que Bear Stearns... no pudo resistir", afirmó Cayne, añadiendo que los "rumores" provocaron una "dramática pérdida de liquidez".

La comisión, creada el año pasado para examinar las causas de la crisis financiera, celebra dos días de reuniones destinadas a examinar los sectores no regulados del sistema financiero estadounidense y los métodos contables usados por los grandes bancos y financieras para "maquillar" sus cuentas.

RDS