El sector de las uniones de crédito (UC), compuesto por 82 entidades en operación, registró a marzo pasado una reducción en su cartera de crédito; sin embargo, logró contener la morosidad e incluso disminuirla en un contexto donde la economía se ha reactivado gradualmente.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a marzo la cartera de crédito del sector de uniones de crédito registró un saldo de 44,911 millones de pesos, es decir una caída de 8.7% respecto al mismo periodo del 2020, con una disminución importante en las operaciones de arrendamiento capitalizable, que logró un saldo de 365 millones de pesos, 14.7% menos que en los primeros tres meses del año anterior.

En este contexto, el Índice de Morosidad (Imor) del sector al primer trimestre del 2021 se ubicó en 4.64%, es decir 1.18 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo del 2020. La morosidad más alta del sector se encuentra en los créditos documentados con garantía inmobiliaria los cuales presentaron un Imor a marzo pasado de 10.02%, respecto a 11.33% de un año antes.

“Al cierre de marzo del 2021, el sector de las UC estuvo integrado por 82 entidades en operación frente a las 84 uniones al cierre de marzo del 2020, lo cual se derivó de la transformación de la Unión de Crédito Huasteca Veracruzana en Sofom, E.N.R. en abril del 2020 y de la revocación de la licencia para operar de Credit Union Empresarial, S.A. de C.V. el pasado 2 diciembre del 2020”, explicó la CNBV.

Respecto a la captación, el saldo en este rubro se ubicó en 42,562 millones de pesos, es decir una caída de 12% real anual, debido, principalmente, a una disminución en los préstamos bancarios, los cuales cayeron 20.4% real anual para sumar 10,715 millones de pesos.

El principal rubro de captación de estos intermediarios son los préstamos de socios que a marzo presentaron un saldo de 32,631 millones de pesos, esto es una disminución de 11.4% real anual.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx