Durante el 2015, Caja Popular Mexicana (CPM) otorgó 4,754 créditos automotrices por un total de 914 millones 518,063 pesos, lo que representó un crecimiento de 40.6% con respecto a lo otorgado en el 2014 en este tipo de financiamientos.

De acuerdo con la sociedad cooperativa de ahorro y préstamo (socap), esta cifra estuvo acorde con el excelente año que representó el 2015 para el sector automotriz, en el cual fueron vendidas a crédito 873,589 unidades, lo que significó un crecimiento de 22.8% respecto del 2014, según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Las cifras anteriores corresponden a 4,276 créditos para la compra de auto nuevo, lo que significó 835 millones 647,107 pesos, mientras que 478 créditos fueron destinados para la adquisición de auto seminuevo, por una cantidad de 78 millones 870,956 pesos , detalló la entidad en un comunicado.

Según la cooperativa, el crédito que otorga es para la adquisición de vehículos nuevos y seminuevos de agencia, que sean destinados para uso personal o productivo. Se puede financiar 100% del valor del vehículo (más el costo del seguro) , agregó

El monto del crédito automotriz que otorga la socap oscila entre 144,000 y 160,00 pesos. El plazo que ofrece para el pago del crédito es de hasta 60 meses para vehículos nuevos y hasta 48 meses para seminuevos, con una tasa mensual de 1.07 por ciento.

El 2016 comienza con el pie derecho

Respecto del 2016, CPM explicó que en lo que va del año ha colocado 584 créditos automotrices por un monto de 112 millones 798,701 pesos.

Los estados de la República en los que la cooperativa ha colocado más créditos automotrices en el 2015 son Guanajuato, Oaxaca, Veracruz, Morelos, Puebla, Nayarit y Jalisco , destacó la socap.

La organización refiere que para la colocación de créditos, realiza convenios con agencias automotrices. Además, participa en exposiciones y ferias de crédito, realiza exhibiciones automotrices afuera de sus sucursales y distribuye artículos promocionales.

Caja Popular Mexicana es supervisada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y está regulada por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda.