Con 25 años de experiencia, CAME se ha enfocado en el desarrollo de los micronegocios en México, desde los emprendedores quienes quieren iniciar una actividad productiva o los que ya la tienen y quieren hacerla crecer, así lo platicó Pablo Varela, director general de la sofipo.

Tienen más de 394,000 clientes y presencia en 31 estados de la República Mexicana, además de 239 sucursales donde ofrecen productos y servicios financieros.

En entrevista con El Economista, Varela comentó que poco a poco fueron ampliando sus fuentes de fondeo. “Queríamos tener una alternativa de fondeo que fuera pública y en los mercados. 

En el 2014 buscamos la autorización con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y nos autorizaron un programa por 1,000 millones de pesos”.

En el 2015 hicieron la primera emisión de certificados bursátiles por 200 millones de pesos en la Bolsa Mexicana de Valores. “Este programa tiene una duración de cinco años, a finales del 2015 se hizo una segunda misión por 200 millones de pesos y en el 2017 se hizo la tercera emisión por otros 200 millones de pesos y ésa fue una emisión a tres años; es la que está vigente actualmente, todavía tenemos el programa y estamos viendo la alternativa de hacer una cuarta colocación”.

Aciertos

Pablo Varela consideró que uno de los grandes aciertos de la sofipo que representa es contar con la garantía de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por su sigla en inglés), el brazo financiero del Banco Mundial. 

Mencionó que siempre están buscando diversificar, por ello buscaron el apoyo de un fondo nacional con la banca de desarrollo y también de un fondo internacional. 

“Tuvimos sondeos con el BID, con BlueOrchard, incluso con organismos internacionales que nos apoyaron con fondeo”.

“La emisión de los certificados bursátiles fue un proceso de evolución, de siempre ir contando una historia. Es muy valioso que el mercado nos conociera y nos reconociera como un emisor público cumpliendo todos los requerimientos”, dijo Varela.

Para el director general de CAME,“es más fácil llegar a realizar una emisión de deuda, aun con todos los trámites que se necesitan hacer, sin embargo, el apoyo del IFC ha sido fundamental porque ellos tienen la experiencia de acompañarte durante todo el proceso”. 

Consideró que quieren realizar otro tipo de emisión. “Ahora tenemos vigente el programa que tiene una duración de cinco años, pero puede renovarse y estamos buscando un buen momento en los mercados para hacer las emisiones”. 

“Afortunadamente, CAME tiene un alto componente de fondeo por parte de la parte de captación, sin embargo, se está evaluando a raíz de la integración con Te Creemos para una emisión de acciones”, concluyó.