Antes de concluir el 2020, Banorte realizó estimaciones preventivas para riesgos crediticios adicionales a las que ya había reportado, ello, para enfrentar un posible deterioro de su cartera por los efectos económicos de la pandemia del Covid-19.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el grupo financiero regiomontano detalló que, derivado de las dificultades económicas que ha traído la pandemia, y en anticipación a un posible deterioro en la cartera que se vería reflejado en los resultados financieros de los próximos 12 meses, su subsidiaria, el Banco Mercantil del Norte, reconoció estimaciones preventivas para riesgos crediticios adicionales a las requeridas bajo las diversas metodologías de calificación que aplica de manera regular.

Expuso que de conformidad con las reglas aplicables, previo a su constitución, dichas estimaciones adicionales se informaron a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Banorte explicó que el comportamiento de la cartera en los programas de apoyo a los clientes que se lanzaron desde el inicio de la contingencia, ha sido mejor a lo esperado. Sin embargo, destacó que la pandemia está en una segunda ola, que ha obligado de nuevo al cierre de una parte de la economía.

Precisó que el deterioro no está reflejado actualmente por las metodologías de calificación utilizadas para generar reservas para riesgos crediticios, por lo que con el fin de reflejarlo de manera proactiva y anticipada en los estados financieros del banco, y de aislar el efecto de la pandemia en los resultados del año 2021, al cierre de diciembre del 2020 fue que generó un cargo a resultados, por única vez, de 2,406 millones de pesos, de los cuales 2,000 millones son reservas adicionales.

En el segundo trimestre del 2020, Banorte ya había informado de un monto de 4,868 millones de pesos, de los cuales 3,000 millones fueron para reservas que cubrieran el impacto estimado por Covid-19 para todo ese año y una parte importante del 2021, y 1,868 millones para castigos, anticipando de manera proactiva el deterioro de la cartera.

El director general del banco, Marcos Ramírez, en su momento comentó que con esa reserva sería suficiente. No obstante, Banorte optó por una adicional de 2,000 millones, ante la nueva oleada de la pandemia en México y el cierre de la economía en algunas entidades como la Ciudad de México y el Estado de México.

Tendencia general en la banca

En general, el sector de la banca, ha realizado reservas adicionales para hacer frente a un incremento en la morosidad y/o impagos que se presenten como consecuencia de la difícil situación económica derivada de la pandemia.

La Asociación de Bancos de México (ABM) reportó que, a octubre del 2020, contaba con 206,000 millones de pesos de reservas para riesgos crediticios, de las cuales 38,500 millones eran adicionales.