Los bancos europeos endurecieron sus condiciones para ofrecer préstamos a las empresas de la zona euro en el primer trimestre, pese a que la demanda por crédito tuvo un "notable" repunte, declaró el Banco Central Europeo.

En su último sondeo trimestral de préstamo bancario, el BCE señaló que los bancos esperan seguir endureciendo sus estándares crediticios en el segundo trimestre, cuando se prevé que la demanda suba aún más.

Sin embargo, el reporte reveló una demanda hipotecaria sorprendentemente débil, ya que 10% de los bancos dijeron que habían tenido menos solicitudes de préstamos para compra de casas entre enero y marzo.

El BCE justificó la caída -que contrastó profundamente con el 23% de aumento neto visto entre octubre y diciembre- con un deterioro en el mercado inmobiliario y una titubeante confianza del consumidor.

Los datos combinados se contraponen a una paulatina mejora en la economía de la zona euro, pero es poco probable que echen por tierra los planes del BCE de elevar las tasas de interés en los próximos meses, indicaron economistas.

"Desde el punto de vista del BCE, lo que importa es lo que ocurre con los préstamos a las empresas en vez de lo que ocurre con los préstamos a los hogares", explicó al respecto Deutsche Bank.

"Vemos que la demanda es alta, lo que es bueno ya que muestra que las empresas están dispuestas a gastar dinero nuevamente. Un leve endurecimiento en las condiciones es negativo, pero no cambiará las reglas del juego en esta etapa", agregó el banco.

El BCE elevó las tasas de interés de la zona euro en un cuarto de punto porcentual a 1.25% a inicios de este mes, poniendo fin a casi dos años de tipos en mínimos históricos.

Una reversión gradual en la demanda de préstamos del año pasado fue un indicio que alentó al BCE a creer que la crisis financiera estaba quedando atrás, por lo que decidió tomar el lento camino de las alzas de tasas este mes.

apr