El Banco de México (Banxico) ha decidido extender los beneficios de las cuentas bancarias básicas (que no tienen ningún costo), a aquellas personas que reciben recursos recurrentes de programas gubernamentales.

Ayer publicó en el Diario Oficial de la Federación los ajustes regulatorios en la materia, mismos que entrarán en vigor a partir del próximo 10 de agosto.

Ahí, el organismo central establece, para las instituciones bancarias, la obligación de ofrecer cuentas de depósito básicas, sin costo, para los beneficiarios que reciban subsidios recurrentes de programas gubernamentales.

Esta medida, explica, tiene como propósito que una mayor proporción de la población pueda acceder a los servicios bancarios, así como facilitar la dispersión de subsidios a los beneficiarios de programas brindados por instancias gubernamentales.

De acuerdo con el Reporte de Inclusión Financiera 2015 de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, 39% de los adultos en México tiene una cuenta.

El Banxico detalla que las cuentas no podrán cobrar comisiones ni requerir el mantenimiento de un saldo promedio mensual.

Los servicios mínimos que deben proveerse en esas cuentas incluyen, entre otros, apertura y cierre, otorgamiento de una tarjeta de débito al beneficiario y su reposición en caso de desgaste, o renovación.

También, abono de recursos a la cuenta por cualquier medio, retiros de efectivo y consultas de saldo en las ventanillas de sucursales y cajeros automáticos operados por la institución que lleve la cuenta, y el pago de bienes y servicios en negocios afiliados a través de la tarjeta de débito.

El organismo central precisa que estas cuentas pueden ser habilitadas, tanto por las instancias gubernamentales responsables de la dispersión de subsidios, como por los propios beneficiarios.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Desarrollo Social, en México tienen el registro de 26 millones de beneficiarios de programas sociales, que serán nuevos clientes potenciales de este servicio bancario.

Banxico refiere que las instituciones obligadas no podrán proceder a la cancelación de dichas cuentas, salvo cuando durante seis meses consecutivos éstas no reciban depósitos provenientes de programas brindados por instancias gubernamentales, para lo que deberán avisar previamente al beneficiario.

Esta regulación aplica a las instituciones de crédito que reciben depósitos de personas físicas.

La disposición establece una cuenta de nómina y otra para el público general y especifican los servicios mínimos que deben comprender, como una tarjeta de débito.

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional explicó que México no ha logrado acelerar la penetración bancaria. Al interior del reporte Profundización financiera en México , divulgado al inicio del mes, los expertos del organismo evidenciaron que sólo 29% de la población más pobre en México tiene una cuenta bancaria, proporción que compara baja respecto de 50% de la población en el mismo estrato social que sí cuenta con ella en América Latina.