El banco suizo Julius Baer anunció la compra por hasta 860 millones de francos suizos (879 millones de dólares, 716 millones de euros) de las actividades de gestión de fortuna internacional fuera de Estados Unidos de Merrill Lynch, filial de Bank of America.

Gracias a la operación, Julius Baer se hará con un volumen de activos de entre 57,000 y 72,000 millones de francos suizos en los dos próximos años, anunció en un comunicado este banco especializado en la gestión de fortuna. En total, este sector de Merrill Lynch suma 81,000 millones.

Con la adquisición, el banco con sede en Zúrich reforzará su presencia en los mercados emergentes de Asia, América Latina y Medio Oriente, de donde proceden las dos terceras partes de los activos que comprará a Merrill Lynch.

La parte de mercado de Julius Baer en la gestión de fortuna en las economías emergentes pasará de un tercio, actualmente, al 50% una vez finalizada la operación.

"Esta transacción representa una ocasión inusual de adquirir un negocio internacional de tamaño significativo, reservado exclusivamente a la gestión de fortuna, y reforzará sensiblemente nuestro peso en Europa y en los grandes mercados emergentes de Asia, América Latina y Oriente Medio", se felicitó el presidente de Julius Baer, Daniel Sauter, en el comunicado.

El banco suizo pagará por la transacción el equivalente del 1.2% de los activos que pasará a gestionar, es decir entre 680 y 860 millones de francos suizos.

En el marco de la operación, Julius Baer deberá además aumentar en 300 millones de francos suizos sus fondos propios, para cumplir con los criterios de regulación del sector de Basilea III, y añadir 400 millones en gastos de reestructuración.

El coste total de la adquisición se elevará por tanto a 1,470 millones de francos suizos.

La adquisición, que se prevé concluya a fines de 2012 o principios de 2013, permite a Julius Baer hacerse con una entidad de unos 2,000 empleados.

Bank of America precisó que la venta no incluye su coempresa en Japón con Mitsubishi UFJ Merrill Lynch PB Securities, y añadió que tendrá un impacto "inmaterial" en los resultados.

La compra incrementará los activos gestionados por Julius Baer un 40%, a 251,000 millones de francos suizos. El banco estará además presente en más de 25 países.

En la Bolsa suiza, la operación no fue muy bien recibida por los inversores, y a mediodía la acción de Julius Baer caía 5.36%, en un mercado estable.

La analista Teresa Nielsen, del banco suizo Vontobel, apuntó que la operación parece delicada dados los riesgos, los costes de integración y las necesidades de capital adicional que requerirá.

Los especialistas de Notenstein aplaudieron por su lado el hecho de que dos tercios de las actividades adquiridas se encuentran en mercados emergentes, que supondrán una fuente de crecimiento.

RDS