La banca móvil es el primer producto financiero en México cuya operación se diseñó desde la autoridad reguladora del sistema bancario, antes de que el sector lo adoptara. Esto significa que esta vez no serán los bancos quienes dicten las características que debe tener el producto, sino la autoridad federal, en un mercado potencial de 19 millones de personas.

Sin embargo, el riesgo de tener una regulación antes que un servicio masificado, es que deberá ser lo suficientemente flexible para adaptarse a un mercado poco desarrollado.

El 15 de abril del 2010, La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) las nuevas reglas para las operaciones bancarias por celular, conocidas como banca móvil.

No obstante, a la fecha sólo cinco bancos BBVA Bancomer, Banamex, Banorte, Inbursa y Banco del Bajío, son los que ya ofrecen el servicio, de los 41 que están operando. Esto refleja el lento avance de esta tecnología en el sector bancario nacional.

Anabel Pérez, directora de la empresa NovoPayment, comenta: Hace 10 años no preveíamos que el eslabón final en la cadena de la banca móvil sería diseñado por los reguladores .

En el continente, Colombia es el único que tiene una ley específica para la banca móvil, mientras Perú está trabajando en una ley.

Sin embargo, en países como Brasil, Chile, Argentina y España, que son de uso regular estos servicios, aún no desarrollan una ley dedicada a la banca móvil, mientras que Kenia, país que es ejemplo de cómo la tecnología ha bancarizado a 25% más de la población en sólo cinco años, apenas se desarrolló una ley para la banca por celular.

Con ello, México se convierte hasta ahora en el único país donde la Ley de Banca Móvil está vigente, antes que la tecnología y los servicios se pongan en operación completamente para los clientes de los bancos.

No obstante, las autoridades de la CNBV aceptan que el tener una regulación previa al desarrollo del producto puede dejar a la ley rezagada y con la necesidad de hacerle modificaciones para que se adapte rápidamente a un mercado desconocido en México.

Benjamín Bernal, director general adjunto de supervisión de tecnologías especiales de la CNBV, reconoce es muy posible que al tener una nueva ley previa a una penetración del servicio en México, será necesario ir adaptándola a lo que vaya sucediendo en el mercado. Ése es el riesgo que corrimos al llevarla a cabo .

[email protected]