Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell han perdido 5,721 trabajadores en el último año, 1.4% de sus plantillas, antes de que se inicien las salidas previstas por los ajustes laborales en el sector para reducir costos.

Los cinco principales bancos españoles empleaban, al cierre de junio, a 407,082 personas frente a 412,803 del año anterior, una variación que podría intensificarse en los próximos meses por los expedientes de regulación de empleo (ERE) acordados en CaixaBank y Santander.

Aun así, dada su presencia internacional, el grupo presidido por Ana Botín pasó de 200,961 empleados a finales del primer semestre del 2018 a 201,804 del pasado junio, en el que aún no se ha empezado a notar la salida prevista de 3,223 empleados en España.

Este ajuste de plantilla, “el ERE de todos los ERE” en palabras de las secciones sindicales de Santander, se suma al que el grupo llevó a cabo en el 2013, después de absorber Banesto, y a los cerca de 2,500 empleos que ha recortado en España desde el 2016.

CaixaBank, que el pasado mayo acordó reducir, con el visto bueno de los sindicatos a excepción de CCOO, su plantilla en 2,023 efectivos, contaba a cierre de junio con una plantilla de 37,510 empleados, 46 más que un año antes.

De esa cifra, 29,495 empleados se encontraban repartidos por la red nacional del banco, compuesta por 4,430 oficinas, 178 sucursales menos que en el 2018.

Fue acentuada, en cambio, la caída de plantilla en BBVA, la segunda entidad financiera española por volumen de trabajadores, que ha cerrado el semestre con cerca de 6,000 trabajadores menos que un año antes.

El grupo dirigido por Carlos Torres pasó de 131,881 empleados a finales del primer semestre del 2018 a 125,907, de los cuales 25,879 desempeñan sus labores en la estructura del banco en España, 477 menos; sin embargo, los gastos de personal se incrementaron 0.86 %, hasta 3,131 millones de euros.

Por su parte, Sabadell perdió 205 trabajadores entre banco y filiales en un año y cuenta ahora con una plantilla de 25,799 efectivos, 15,394 en la propia entidad, 84 menos que a cierre de la primera mitad del 2018.

En el caso de Bankia, la entidad tenía 16,062 empleados a 30 de junio frente a 16,493 del 2018, vinculados en su inmensa mayoría a la entidad bancaria, 15,627.

En sus informes semestrales remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la gran banca detalla, además, la composición de su plantilla por sexos, datos que, a falta de Santander, constatan la presencia predominante de mujeres en el sector: 112,205 frente a 94,073 hombres.

No obstante, las mujeres aún continúan siendo minoría en puestos de dirección, como muestran las cifras ofrecidas por Sabadell, donde únicamente 177 de un total de 702 directivos son de ese sexo, y Bankia, que sólo cuenta con una alta directiva de nueve.