Al cierre de 2013, la cartera irrecuperable de los bancos (créditos irrecuperables) creció 111.6%, poco más del doble, al sumar 45,492 millones de pesos, según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Este tipo de cartera, que incluye tarjetas, personales, nómina, automotriz, hipotecario y empresarial, por lo general tiene varios meses de vencimiento, por lo que es dada por perdida por los bancos.

De acuerdo con cifras del organismo supervisor, en sólo 12 meses los créditos irrecuperables de las instituciones bancarias se duplicaron, ya que pasaron de 21,494 millones de pesos, en 2012, a 45,492 millones en 2013, y destacaron los montos de Inbursa y BBVA Bancomer.

Así, por montos predominan las cifras de BBVA Bancomer, el banco más grande del país por su nivel de activos, que de un año a otro su cartera irrecuperable pasó de 1,485 millones a 10,157 millones de pesos, lo que significa un aumento de más de cinco veces.

En el caso de Inbursa, si bien el monto sólo registró un aumento de 3.0%, éste se ubica como el más alto entre los bancos y Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, Entidades Reguladas (Sofomers) reportados por la CNBV, al sumar 11,834 millones de pesos.

Algunos especialistas refieren que el incremento observado en 2013 en los créditos irrecuperables se debió al cambio de metodología para clasificar el grado de riesgo y el porcentaje de reservas preventivas aplicables a cada tipo de préstamo.

En la metodología previa de la CNBV, la clasificación de riesgo irrecuperable E era para aquella cartera que registraba un nivel de reserva de ciento por ciento y con la nueva va desde aquellos saldos con reservas de entre 35 y 100%, según el tipo de crédito.

En 2013, los mayores incrementos en porcentajes se observaron en los bancos de nueva generación o reciente creación, como es el caso de ABC Capital, que pasó de un saldo irrecuperable de seis millones a 97 millones de pesos.

También está Autofin, que en el periodo de comparación pasó de cuatro millones de pesos a 68 millones, lo que representó 1,600% más; Banco Ahorro Famsa reportó un aumento de 4,010%, al pasar de 39 millones a 1,603 millones.

Banco Fácil creció 1,100%, al pasar de un millón de pesos a 12 millones de pesos; CI Banco aumentó 2,400%, al avanzar de tres millones de pesos a 75 millones; y Banco Compartamos incrementó 1,258% más, al pasar de 52 millones a 706 millones.

Respecto a los bancos más grandes, Banamex reportó un crecimiento de 287.6%, al pasar de 1,394 millones de pesos a 5,403 millones, mientras que Santander sumó un total de 5,126 millones de pesos, lo que representó un aumento de 860% respecto a los 534 millones previos.

En tanto, el crédito irrecuperable de HSBC México creció en 71%, al pasar de 909 millones de pesos a 1,552 millones de pesos.

Banorte fue el único de este grupo en registrar una reducción de 10%, al pasar su cartera de 2,220 millones de pesos a 2,000 millones.

hbr/nlb