La banca que opera en México ocupa el segundo lugar en la región de América Latina entre quienes han mostrado mayor crecimiento en su oferta de servicios digitales. Los bancos han aumentado 14% su oferta de servicios a través de aplicaciones digitales en 2019, de acuerdo con el reporte de Latinia Inteligencia “La banca de las experiencias”, que analiza la oferta de servicios digitales de 100 bancos de la lista de los 250 mayores bancos de América Latina publicada por América Economía Intelligence

Esta cifra es 4 puntos porcentuales menor al crecimiento que registró la oferta de servicios digitales de las instituciones bancarias en México durante en 2018, cuando fue de 18%, pero en el acumulado de los últimos tres años, dicha oferta ha tenido un incremento de 37%, lo que coloca a la banca del país sólo por detrás de la de Argentina, que ha crecido 55% en el mismo periodo y por encima de Colombia (35%), Chile (29%) y Brasil (21 por ciento). 

“La suma de los dos últimos ejercicios, más el de 2017, otorga a México un crecimiento agregado del 37% en tres años, sólo superado por Argentina, pero por encima del resto de las principales economías de la región”, dijo en entrevista Oriol Ros, director global de Marketing de Latinia, compañía dedicada al desarrollo de software de infraestructura para notificaciones de la industria financiera.

En América Latina, 47% de los bancos analizados por Latinia han implementado entre cinco y seis canales de servicios digitales, mientras que 35% ha incursionado en cuatro tecnologías. La banca digital, es decir las aplicaciones bancarias en dispositivos móviles es la tecnología que muestra el mayor despliegue, pues 100% de las instituciones bancarias cuentan con este servicio. A ésta le siguen las notificaciones a través de mensajería (SMS), la utilización de tablets, el desarrollos de sitios web móviles, las notificaciones push y la inteligencia artificial.   

Inteligencia Artificial, con el mayor crecimiento

Si bien la Inteligencia Artificial figura como la tecnología menos adoptada por la banca de América Latina, pues sólo 40 de 100 bancos han implementado soluciones de Inteligencia Artificial, entre 2018 y 2019, los servicios que usan este tipo de herramientas han mostrado un crecimiento de 74%, superior al de todos los demás servicios.

De acuerdo con Latinia Inteligencia, mientras que en el 2018, el principal uso que le dieron los bancos en América Latina a la Inteligencia Artificial se orientó al despliegue de asistentes virtuales automatizados o chatbots, en 2019, la mayoría de estas soluciones se encuentran en la trastienda de las instituciones financieras.  

“Hemos visto que el espectacular crecimiento (de los chatbots) ha desacelerado este año, pero también pensábamos que la inteligencia artificial, que había escogido la forma del chatbot para presentarse en sociedad, podía adoptar otras formas y así ha sido”, dijo Oriol Ros. Agregó que los usos que dan los bancos a la IA abarcan los procesos de calificación crediticia, los procesos de verificación de la información de clientes potenciales y el análisis de sus pautas de gasto y consumo.  

Alea iacta est (“La suerte está echada”)

“La suerte está echada” es el significado de la locución latina que se le adjudica al emperador romano Julio César cuando ignoró las disposiciones del senado y cruzó el río Rubicón, dando pie a una guerra civil. De acuerdo con el estudio de Latinia, otra de las tendencias que vive la región latinoamericana es el paso de un Rubicón regulatorio que definirá las relaciones entre la banca tradicional y las fintech. 

Para Ros, es una buena analogía pensar que, con la aprobación de la llamada Ley Fintech, México es el Julio César de ese traspaso regulatorio por el que transita América Latina. “México es a la región lo que Inglaterra a Europa. Para México implica el arranque oficial de una nueva industria, en la medida que (las fintech) sepan adaptarse, sobrevivir o encontrar el mejor calor, es decir, el mejor banco con quien crear o tejer fuertes alianzas”, dijo.

Una de estas fintech que ha tejido alianzas con instituciones financieras tradicionales es Prestanómico, compañía mexicana que desde 2015 ofrece préstamos personales vía digital y que también ha apostado por lo que se conoce como préstamos como servicio (lending as a service), un modelo con el que la fintech puede ofrecer su tecnología de análisis de riesgo para que sea utilizada por instituciones financieras o comerciales.  

En palabras de su fundador, Guillermo Gómez del Campo, Prestanómico, que ofrece créditos personales de entre 4,000 y 50,000 pesos, con un préstamo promedio de 15,000 pesos a una tasa media de 42%, aprovecha la fragmentación de las cadenas de valor de instituciones como la banca en la medida en que la tecnología permite que jugadores especializados desarrollen ofertas específicas, como es el caso de los préstamos personales.

La tecnología desarrollada por Prestanomico permite evaluar el riesgo crediticio de cada solicitante así como la consistencia de su solicitud, con el fin de prevenir el fraude que, de acuerdo con Gómez del Campo, se reduce a menos de 1% dentro de la plataforma, lo que permite reducir las tasas de interés, principal objetivo de la fintech.

“Nosotros queremos hacer el credito más economico y accesible a los consumidores. Uno de los principales problemas en México es que el costo del crédito es muy elevado y por eso mismo los consumidores lo utilizan menos de lo que podrian”, dijo.    

Open banking, la mayor innovación

Prestanómico acaba de establecer dos alianzas estratégicas con instituciones financieras en México. Por un lado, la fintech proveerá el servicio de lending as a service al Monte de Piedad, es decir que esta institución ofrece créditos personales usando la tecnología de análisis de Prestanomico pero con su propia marca y sus recursos. El segundo caso es el de Banregio, con el que la fintech estableció un acuerdo de cesión de cartera que por un lado permite a Prestanomico obtener recursos para crecer su negocio al mismo tiempo que Banregio analiza la tecnología del tercero.  

De acuerdo con Gómez del Campo, si bien todos los bancos tienen en marcha procesos importantes de transformación digital, algo que conoce por experiencia propia pues fungió durante 10 años como responsable de Estrategia y Analitica para la banca de consumo de Citi desde Nueva York, dichos procesos son extremadamente largos ya sea por la regulación o por la tecnología legada con la que cuentan. 

“De lo que me di cuenta cuando fundé Prestanomico es que lo que a los bancos les toma meses a nosotros nos tomaba días, lo que a los bancos les tomaba años a nosotros nos tomaba meses”, dijo.

Aunque su modelo no entra en las normas establecidas por la Ley Fintech, Gómez del Campo cree que el elemento mas innovador dentro de la relación, mas allá de las instituciones de financiamiento colectivo (crowdfunding) y los fondos de pago electrónico, es el que hace referencia a que los bancos abran sus sistemas a través de interfaces de programación de aplicaciones (API), lo que se conoce como Open Banking. 

“Yo creo que el open banking a la larga va a tener un efecto mucho mas importante que los otros dos modelos porque permite que las instituciones financieras utilizan servicios específicos para beneficio de los clientes. Lo innovador es que ya no es una institución verticalmente integrada la que provee todo el servicio”, dijo.

[email protected]