Para el aún presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Marcos Martínez Gavica (deja el cargo este viernes), no hay duda de que la banca debe y está evolucionando hacia lo digital para ser más eficiente, y prueba de ello es que en el país se lanzará en el marco de la Convención Bancaria 2019 la plataforma de cobros y pagos electrónicos, CoDi.

En este sentido, señala que la banca en el país invertirá 70,000 millones de pesos sólo este año en innovación. Con la digitalización, dice, será posible lograr la meta que se impuso el gremio a inicios del 2019 de bancarizar en el sexenio a 30 millones más de mexicanos, aunque, al ser el celular la principal herramienta contemplada para ello, se requerirá una cobertura de telecomunicaciones más amplia.

Reconoce que la ciberdelincuencia es un problema muy serio a nivel mundial, pero que con la banca digital se hacen más seguras las transacciones.

En cuanto a la posible llegada a México de empresas como Google, Apple, Facebook y Amazon al mercado de servicios financieros, asegura que llegarán y la banca tendrá que competirles, pero considera que la regulación debe ser igual para todos.

—En general, ¿cómo ven el tema de la banca digital?

—Es el futuro, no hay forma de no evolucionar hacia allá si quieres ser más eficiente, más seguro, más económico, y ya está la tecnología para que esto se pueda generalizar y no sea dirigido a un segmento de la población nada más o a un número determinado de clientes. Esto va a acabar siendo la forma en que se pague y se compre, y se haga comercio en un futuro. Una parte importante de lo que lleva hacia el final es que se evita el efectivo.

—Ya lo estamos viendo. Los bancos todos los días sacan aplicaciones, pero ¿cuánto tiempo llevará para que esté consolidado?

—Ahí sí va a depender mucho de si la gente se acostumbra y prefiere utilizar este medio de pago que el tradicional.

—Con toda esta automatización, ¿qué veremos en materia de sucursales y empleos?

—Creo que las sucursales en nuestro país tienen otras funciones. La presencia física con el cliente para algunas cosas nunca dejará de existir. De hecho, es la oportunidad de conocerlo mejor y de hacer más cosas. Pero es distinto a que te sea más práctico, cómo pagas, cómo dispones del dinero. Lo veo como dos temas separados y tenemos todavía millones de personas por bancarizar. Evidentemente los medios digitales nos van a ayudar muchísimo, pero para algunas cosas y en algunos momentos, el que existan las sucursales es indispensable.

—¿Cuánto invierte la banca cada año en innovación?

—Este año 70,000 millones de pesos.

—¿Qué es lo más común que están utilizando?, ¿big data, inteligencia artificial, API?, ¿cuál es la tendencia?

—Por todas. Cada banco hace sus estrategias y busca sus caminos. Ahí no hay nada estandarizado ni generalizado porque es parte de la competencia.

—¿Podemos ver blockchain en la banca en breve en México?

—Yo creo que hay algunos bancos que están viendo a blockchain como una posibilidad para manejar algunos procesos, sin duda, pero no es algo generalizado, vamos, hay cosas que a la banca genéricamente no le toca hacer. Mientras que, por ejemplo, para tener ese producto, que mencionamos para 21 bancos (CoDi), nos pusimos de acuerdo porque va en beneficio de la clientela y no hay ninguna duda. Hay otras cosas para las que ni siquiera podemos hablar porque la Cofece nos castigaría, y hay otras que no quieren hablar de los bancos gremialmente porque lo consideran estrategias para ganarle el negocio a todos los demás.

—De las fintech han dicho que las ven como complemento, no como competencia, pero ¿qué pasaría si las grandes tecnológicas como Google, Apple, Facebook llegan a México con la oferta de productos financieros? ¿Ven algún riesgo?

—Creo que van a llegar, y si les aplican las mismas reglas, pues son otros jugadores adicionales y habrá que competir con ellos. Son grandes. Eso es lo importante, lo demás es inevitable. Lo que hay que hacer es mejorarnos y competir bien.

—¿Qué otro tipo de innovaciones veremos en la banca? ¿Se impulsarán los wearables: pulseras, relojes para realizar pagos?

—El principal va a ser el celular. Pero no estará limitado a este dispositivo, es el que la gente en el país prefiere y el que está mucho más distribuido. Hay millones de teléfonos móviles, por eso es que es el preferido para hacer muchas cosas. Pero creo que la banca electrónica y las aplicaciones son muy variables.

—¿Qué obstáculo han encontrado hasta ahora, en cuestión tecnológica, con la iniciativa del CoDi? ¿Todo ha ido bien?

—Ha ido muy bien porque lo más importante fue negociar y definir con Banco de México (Banxico) el CoDi, qué protocolo teníamos que usar que fuera uno y universal. Eso fue importantísimo para que en un futuro haya una buena operatividad de éstos, y después qué información es la que debe tener. También fue primordial que esta herramienta sirva para muchos aspectos y no nada más para uno, por ello, nos llevamos seis meses en estarlo revisando muy a fondo y profesionalmente por un gran número de intermediarios financieros y la tecnología del Banxico. Definido esto, el que quiere utilizar esta plataforma  va a utilizar tecnología con estas características

—¿Hay buena expectativa con esta plataforma?

—Sí porque va más allá de poder dispersar los programas sociales. Esta tecnología te lleva de móvil a móvil y permitirá pagos más allá. Entonces va a facilitar los pagos de una forma impresionante porque el usuario va a hacer transacciones con quien tenga otro teléfono directamente, sin necesidad de pasar por ningún lado.

—¿Viene el fin de las tarjetas plásticas con esto, así como de las terminales?

—En un tiempo debería.

—Con todo lo digital, viene el lado de riesgo con el tema de la ciberdelincuencia. ¿Qué hace la banca ante ello? ¿Cómo están viendo este problema con el crecimiento de las transacciones digitales?

—Estas transacciones lo que hacen es protegerte de la ciberdelincuencia. El pasar por todos los temas de seguridad, que tenga los biométricos y los cheques de forma automática, son cosas que ayudarán a combatir la ciberdelincuencia.

—Pero, ¿cómo ven el problema?

—Es algo muy serio, muy preocupante, y es un problema mundial, por eso 70,000 millones de inversión, además esta tecnología no sólo te hace más eficiente y más barato, es más seguro.

—¿No habrá una disminución drástica de los empleados bancarios?

—No, yo no lo veo porque tenemos que traer 30 millones de personas más de entrada. Entonces no la traes sin gente.

—¿Sumar 30 millones al sistema bancario es viable?

—Eso nos proponemos. Y sí, con las nuevas tecnologías es viable, antes no lo era. Con las nuevas tecnologías debe serlo. Pero además, con los avances tecnológicos en el país, y me refiero a la cobertura, que no depende de la banca pero sí del gobierno y de los negocios que tienen que ver con ello, que se amplíe en un porcentaje mayor del territorio nacional. Si tienes la tecnología cubriendo a 95 o 97% del país sin duda vamos a bancarizar mucha más gente, lo que antes no habíamos podido hacer.