BNP Paribas, se dio el lujo de obtener en el 2011, año de caos en la zona euro y la debacle en Grecia, beneficios por 6,000 millones de euros (más de 7,800 millones de dólares), lo que le hace el banco más rentable de Europa.

A nivel nacional, el banco se impone en el club muy cerrado de las empresas más rentables de Francia, detrás de la petrolera Total que ha reportado beneficios de más de 12,000 millones de euros (casi 15,700 millones de dólares).

Acostumbrado a navegar borde con borde con Santander, BNP Paribas ahora amplió la brecha con el banco español, que anunció 5,300 millones de euros (6,900 millones de dólares) de resultados netos en el 2011, según las cifras difundidas ayer.

Santander sin embargo se mantiene en número uno por su valor bursátil, con 58,000 millones de euros de capitalización, contra 40,000 millones de euros del líder francés.

Frente a una posible incomprensión de la opinión pública ante estos beneficios considerables, dado que el sector bancario europeo disfruto las 'subvenciones' del Banco Central Europeo (BCE), BNP Paribas trabaja para desminar las críticas.

"Un país necesita de bancos fuertes para financiar la economía', afirmó Jean-Laurent Bonnafé, director general de BNP Paribas, 'son las reservas que los bancos constituyen, gracias a sus beneficios, año tras año, lo que le permitirá distribuir créditos", explicó.

La cantidad de fondos propios asignados a la financiación de la economía es proporcional a la cantidad de fondos propios que tiene un banco, agregó e informó que el capital de BNP Paribas será aumentado por 5,000 millones de euros.

Con este incremento, el banco francés pretende garantizar el mismo nivel de financiamiento de la economía a pesar de las obligaciones más fuertes en términos de proporción de fondos propios, de acuerdo con reportes del diario Le Monde.