Uno de los temas que más se ha debatido en los últimos años respecto al sector de ahorro y crédito popular es el de aumentar la protección al ahorro en este tipo de intermediarios, que en la actualidad es de hasta 25,000 Udis, es decir, poco más de 156,000 pesos, cuando en los bancos dicha protección es de hasta 400,000 Udis, que equivalen actualmente a 2 millones 500,842 pesos.

En este contexto, en caso de que dicha protección en los intermediarios populares se eleve, éstos tendrían  que realizar una mayor aportación, como se hace en los bancos, con el fin de garantizar dichos ahorros al igual que se hace en las entidades bancarias.

En la actualidad, las cuotas que tienen que realizar los bancos son equivalentes a 4 al millar de la captación definida para su protección y en las entidades del sector de ahorro y crédito popular, es decir, las financieras populares (sofipos) o cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), son de entre 1 y 3 al millar.

Ante esto, hay opiniones diversas pues aunque para unos participantes es necesario elevar la protección del seguro de depósitos en los intermediarios populares, para otros no debe de ser así, pues argumentan que dicho sector está enfocado en las poblaciones de más bajos ingresos, por lo que la actual protección es suficiente.

Para el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), la protección que se tiene en los intermediarios de ahorro y crédito popular, que es 15 veces menos que en el sector bancario, es una barrera para que las entidades populares compitan con la banca en cuestión de captación de ahorros.

“El ahorro bancario está protegido 15 veces más que el ahorro popular. Esto inhibe la entrada de ahorradores e inversionistas a este tipo de entidades, lo que afecta su fuente de fondeo y limita su capacidad de competir con la banca en la captación de depósitos”, detalló el CEEY en un estudio sobre el sistema financiero.

Asimismo, para la Asociación Mexicana de Sofipos (Amsofipo) elevar la protección al ahorro, al menos en las financieras populares, es necesario con el fin de que éstas tengan mayor inclusión financiera, las cuales en la actualidad atienden a poco más de 3.8 millones de personas.

“En el tema del seguro de protección no debemos tener una diferencia, si estamos hablando de una inclusión financiera ésta debe ser para toda la población, no importa a qué figura pertenezcan, y por lo tanto el seguro de protección debe de ser el mismo”, detalló recientemente a este medio Miriam Chávez, directora general de la Amsofipo.

Sin embargo, para Patricia Armendáriz Guerra, directora general de la sofipo Financiera Sustentable,  este tipo de entidades, al ser instituciones que se enfocan en segmentos populares, debe mantener un promedio de captación de ahorro equivalente al seguro de depósito para estas figuras, por lo que elevar dicha protección no es un tema que deba de ser prioridad para el sector.

“Yo no creo que el límite deba de subirse, somos sociedades financieras populares, creo que nuestros depósitos promedio deben de ser el equivalente al seguro de depósito, eso debe de ser nuestro promedio de ahorro”, comentó Armendáriz Guerra.

Pablo Cotler, académico de la Universidad Iberoamericana, indicó que antes de analizar la posibilidad de elevar dicha protección, especialmente en sofipos, se debe tomar en cuenta que esto significará mayor gasto para estas entidades.

“El problema de subir el seguro del ahorro, es que se elevarían las cuotas para financiar ese seguro de depósito; efectivamente el monto que está asegurado es bajo porque la figura fue pensada para atender a personas de muy bajos ingresos, no sólo en préstamos sino también en ahorros, y lo que está pasando es que muchas sofipos están captando montos importantes de dinero por los intereses que pagan por los ahorros”, detalló Cotler.

Patrimonio

Los fondos del seguro de depósitos en el sector de ahorro y crédito popular son administrados por diferentes organismos: para las cooperativas de ahorro y crédito las cuotas las administra el Fideicomiso Fondo de Supervisión Auxiliar de Socaps y de Protección a sus Ahorradores (Focoop), mientras que las aportaciones de las financieras populares las administra el Fondo de Protección de Sofipos y de Protección a sus Ahorradores (Prosofipo).

A diciembre del 2018 el Focoop, que administra las cuotas de las casi 160 socaps autorizadas, contaba con un patrimonio de 1,624 millones de pesos, en el cual las cooperativas han aportado 70% de dicho monto y 30% el gobierno federal.

El patrimonio del Prosofipo, a diciembre del 2017 (su último estado financiero publicado), ascendía a 500 millones de pesos; sin embargo, esta cifra puede ser menor en la actualidad por el pago del seguro a los ahorradores de Proyecto Coincidir y La Perseverancia del Valle Tehuacán, las cuales fueron revocadas en el 2018.

[email protected]